Páginas vistas en total

martes, 10 de marzo de 2009

Sobre la crisis de 1978 entre Argentina y Chile,

Buscando por ahi en un foro de por ahi me encontre con esto- "Declaraciones de BALZA en Tercera de Chile del 21dic2003.

" # Sorpresivo El general (R) Martín Balza, de 69 años, no deja de sorprender. En 1995, siendo jefe del Ejército argentino, hizo un histórico mea culpa por las violaciones a los derechos humanos cometidos durante el último régimen militar (1976-1983). Tras pasar algunos años en retiro, en enero asumirá como nuevo embajador en Colombia y hace una semana afirmó al diario transandino
La Nación que, de haber estallado una guerra con Chile en diciembre de 1978, nuestro país hubiese ganado ese conflicto. -¿Realmente cree que Chile ha-bría ganado la guerra con Argentina en 1978?
Estoy convencido, por razones que he expuesto en mis libros "Dejo constancia" (2001) y "Malvinas, gesta e incompetencia" (2003). Ahí expreso cuál era la situación de las Fuerzas Armadas, fundamentalmente del Ejército, en 1982. -¿Y por qué cree que Chile hubiese ganado?
-El Ejército después de 1955 tuvo como enemigo interno al Partido Justicialista (peronista) y luego a todo lo relacionado con quien adhería a una doctrina comunista. Se consideraba enemigo a todo aquel que disentía fundamentalmente de los gobiernos militares o dictatoriales que se sucedieron entre 1955 (cuando derrocaron a Juan Domingo Perón) y 1976 (cuando dieron el golpe de Estado contra María Estela "Isabelita" Martínez, viuda de Perón).
Así, especialmente durante la década de los '70, las Fuerzas Armadas argentinas estuvieron abocadas a la lucha contra la subversión y alejadas de su adiestramiento para un conflicto convencional. Gracias a Dios no llegamos a ese absurdo e incomprensible enfrentamiento con un hermano país con el cual vamos a convivir como vecinos, compartiendo una de las fronteras más largas del mundo.
La incursión en los gobiernos de facto de 1955 y fundamentalmente la dictadura de 1976 habían alejado a las Fuerzas Armadas del profesionalismo que todos deseábamos, independientemente de que recurrir a un conflicto armado era un disparate propio de incompetentes. -El que el Ejército argentino haya estado abocado a la lucha contra un enemigo interno y no a entrenarse para una guerra convencional
, ¿se refiere a la preparación de los hombres o a la adquisición de material, equipos y armamento? -
Me refiero a las dos cosas. -Lo que usted opina sobre la preparación del Ejército argentino para una eventual guerra contra Chile, ¿era compartido al interior de la institución, con sus compañeros de armas?
-Si allá en 1978 un profesional no apreciaba esto, me parece que su profesionalismo estaría en tela de juicio, por cuanto un profesional se educa, se capacita para abrazar con convicción su profesión..., que no es la guerra.
Yo creo que un militar -más aún un general- ha errado su profesión si no es pacifista. Nuestra verdadera misión es ganar la paz. La guerra no es la solución a los conflictos. Los militares están para garantizar los intereses vitales de la nación.
En el caso de Argentina, se trata de Fuerzas Armadas que se inspiran en una doctrina de disuasión, es decir, para impedir el conflicto teniendo una preparación profesional para, evidentemente, disuadir.
El equipamiento moderno en 1978 no existía, no se había completado, como tampoco se completó en 1982 para el absurdo conflicto con Inglaterra. -En 1978 Chile también llevaba cuatro años abocado a la "lucha contra un enemigo interno" ¿Eso no equiparaba un poco las cosas?
-Lo que hay que analizar es si nosotros íbamos a adoptar en aquel entonces la doctrina disuasiva, que es la que tienen hoy las Fuerzas Armadas, según la cual Argentina maneja sus reclamos sobre sus puntos en conflicto en el marco diplomático, renunciando a emplear la fuerza, o hubiéramos adoptado una acción ofensiva y eso es lo que está relacionado con lo que yo dije con respecto a las posibilidades de victoria o de derrota. Nosotros no estábamos preparados para un conflicto convencional de ese tipo, en cuanto a adiestramiento y en cuanto a armamento. -¿Y Chile estaba preparado? -
Si Chile adoptaba una actitud estratégica defensiva y Argentina hubiese tenido que adoptar una actitud ofensiva, Chile estaba en unas inmejorables condiciones, porque la defensa es muy fuerte, sobre todo cuando se puede actuar mediante la dinámica propia, que no margina reacciones ofensivas dentro de la concepción defensiva.
En el contexto internacional, es a nosotros a quienes habrían considerado agresores. Nadie se imaginó en su real dimensión lo que hubiera sido para nuestros pueblos un conflicto, aunque pequeño y localizado. Terrible hubiera sido. Las escuelas que quedan entre los pueblos después de un conflicto hubieran sido espantosas.



Tomado y recopilado de sitio: Fuerzas Armadas Chilenas y Latinoamericanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada