Páginas vistas en total

lunes, 27 de febrero de 2012

Cuando América Latina comenzó a aprender de geopolítica.



Por: Manuel Luis Rodríguez U.

Articulo de analisis y de estudio:

La geopolítica como disciplina, llegó a América del Sur como resultado de dos vías de influencia intelectual distintas: el predominio político, estratégico y económico de los Estados Unidos expresado en las escuelas militares de formación de oficiales latinoamericanos, y la herencia proveniente de la geopolítica germana de principios del siglo xx, a través de los restos de la influencia prusiana sobre algunos ejércitos sudamericanos.

En ambos casos se trata de anacronismos conceptuales que tienen una profunda explicación ideológica y política.

Cabe destacar que a lo largo de casi un siglo de reflexión geopolítica en el continente sudamericano, se subraya el hecho que la geopolítica llegó a esta región del mundo, a partir del interés mostrado por oficiales de ejército y profesores de las escuelas militares (de Brasil, Argentina, Perú, Chile, Venezuela y otros países), de donde se desprende que la geopolítica en América del Sur surge como una preocupación castrense, que sólo mas tarde -en la segunda mitad del siglo xx- va a extenderse al mundo civil y universitario.

A lo menos dos épocas pueden discernirse en la historia intelectual de la geopolítica sudamericana: un primer período de fuerte influencia prusiana y europea (entre 1930 y 1960 aproximadamente), y un segundo período, de influencia estadounidense (entre la década de los sesenta y fines del siglo xx). La geopolítica en América del Sur en su historia intelectual, sigue los pasos de la situación de dependencia que tiene ésta región respecto de la dominación británica (hasta la I Guerra Mundial) y de la dominación estadounidense (a partir de la II Guerra Mundial).

¿Cuál era la visión geopolítica predominante en Sudamérica durante la primera epoca?

En primer lugar, desde sus orígenes a principios del siglo xx, las doctrinas geopolíticas “importadas” en América Latina, se relacionaron estrechamente con la propia visión territorial que cada Estado nacional tenía respecto de sus relaciones con los vecinos del entorno. Se trataba todavía de Estados nacionales en proceso de formación, o más bien dicho, de Estados que no terminaban de constituirse institucional y territorialmente y de comunidades que aún no habían concluido su proceso de construcción nacional e identitaria.

Dos vertientes intelectuales de influencia europea es posible discernir en la geopolítica sudamericana de la primera mitad del siglo xx: una corriente de influencia francesa que se instaló en las escuelas militares argentina, peruana y brasileña (Vidal de la Blache y otros autores) y una corriente de influencia germana (prusiana) que se instaló en las escuelas militares chilenas (Ratzel, Haushofer).

Las dos escuelas militares de orientación geopolítica brasileña y chilena de este período, pueden ser paradigmáticas a la hora de examinar sus efectos e impactos sobre el proceso de formación castrense de sus oficiales y sobre los respectivos proyectos nacionales de afirmación territorial y nacional.

Mientras Brasil promueve una geopolítica de conquista del espacio amazónico y continental sudamericano, penetrando en el Matto Grosso selvático -en definitiva una geopolítica de completación de la unidad territorial brasileña y de conquista de la frontera natural amazónica- en cambio, Chile despliega una política de tensión fronteriza con Argentina, reclamando territorios limítrofes en el sur patagónico y en los canales australes y redefiniendo su despliegue del dispositivo militar, al mismo tiempo que reafirma su distancia con la reclamación marítima boliviana y la presión geopolítica del Perú hacia el sur.

Mientras la geopolítica brasileña se elabora sobre una lógica de construcción de la unidad nacional, la geopolítica chilena se construye bajo una lógica de defensa frente a las amenazas fronterizas que le rodean.

En este contexto, la “infiltración” tranquila y la adopción no-crítica de las doctrinas geopolíticas europeas y germanas de los años 10 y 20 del siglo xx, vinieron a reforzar las ambiciones expansionistas y los proyectos de consolidación y conquista territorial aun pendientes. Es una geopolítica “a la defensiva” centrada en el proceso de completación de la unidad nacional y en la necesidad de alcanzar las fronteras naturales de cada territorio soberano. Entonces, “unidad nacional” y “fronteras naturales” son los conceptos claves de la geopolítica sudamericana de principios del siglo xx, fuertemente influenciada por Darwin, Ratzel, Kjellen y Haushofer. Entre los “geopolíticos” chilenos más connotados de este período progermánico, se puede mencionar a Julio von Chrismar y a Augusto Pinochet.

La lógica ratzeliana y darwiniana de entonces, al entender al Estado como un organismo viviente en proceso de expansión y al existir indefinición del concepto de fronteras naturales, necesariamente tendía a justificar los afanes y proyectos expansionistas de determinados círculos gobernantes y ponía el acento en la importancia central de los conflictos territoriales y fronterizos heredados de la anterior dominación colonial española.


¿Tiene sentido entonces, establecer la hipótesis que esta visión geopolítica darwiniano-ratzeliana tendió a justificar e inducir los conflictos fronterizos y limítrofes y territoriales de la primera mitad del siglo? ¿O los conflictos fronterizos-territoriales sudamericanos son anteriores a la llegada de las enseñanzas geopolíticas germanófilas?

Los años sesenta marcaron un giro en la geopolítica sudamericana.

A través de la formación castrense de oficiales latinoamericanos (realizada tanto en ciertas escuelas de EEUU como en las propias academias militares sudamericanas), la doctrina estadounidense de la seguridad nacional penetró la totalidad de la visión geopolítica de la elite militar sudamericana, adoptando todos ellos la visión geopolítica de un mundo bipolar atravesado por el conflicto entre Occidente y el comunismo.

La geopolítica bipolar de influencia estadounidense en esta región del mundo, permitió que los Estados y las fuerzas armadas sudamericanas entraran en el escenario político, mediante distintas formas de intervención, en algunos casos conquistando el gobierno y el poder mediante golpes de estado.

En algunos casos, la geopolítica anterior de influencia prusiana (como en Chile), fue adaptada a los requerimientos de la guerra fría y de la seguridad nacional importada desde Estados Unidos, lo que permitió que en los oficiales chilenos se manifieste una extraña mezcla de conceptos geopolíticos germanos (de la primera época), con la ideología anticomunista de la seguridad nacional.



Tomado y recopilado del sitio: Geopolítica XXI
Reflexión prospectiva y análisis interdisciplinario desde la Geopolítica.

http://geopoliticaxxi.wordpress.com/2011/04/19/cuando-america-latina-comenzo-a-aprender-de-geopolitica/

sábado, 18 de febrero de 2012

Atlántico Sur: Del colonialismo del siglo XIX al imperialismo del siglo XXI



Opinión • Política

Por: Rina Bertaccini
*Presidenta del Movimiento por la Paz, la Soberanía y la Solidaridad entre los Pueblos (Mopassol), de Argentina y vice presidenta del Consejo Mundial por la Paz.

Una serie de acontecimientos desarrollados en el último período en torno a Malvinas nos obliga a fijar la mirada en el Atlántico Sur, esa inmensa superficie marítima que vincula tres continentes: África, América y la Antártida. Una observación atenta nos indica que la cuestión Malvinas tiene su origen casi dos siglos atrás, pero se extiende al presente como parte del proyecto de la OTAN global.
Desde el siglo XIX, las Malvinas y los otros archipiélagos argentinos del Atlántico Sur (Georgias del Sur y Sandwich del Sur) se encuentran en la mira del colonialismo.

Producida la Revolución de Mayo (1810) y con ello la independencia respecto a la Corona Española, el gobierno patrio toma posesión del archipiélago como parte del territorio heredado de España (por sucesión de Estados en virtud del principio del Uti Possidetis Jure). Instala en 1823 un gobernador y en 1829 una guarnición militar encabezada por un comandante político y militar. Pero en los años 30, Gran Bretaña, con el apoyo activo de Estados Unidos, y tras una serie de actos agresivos, que culminan con el ataque a Puerto Soledad, desaloja a la guarnición argentina y concreta militarmente la ocupación de las Islas el 3 de enero de 1833. Esta puntualización es importante para arrojar luz sobre el absurdo de la pretensión británica de presentar el caso Malvinas como un tema de autodeterminación de los isleños.

Comenzó entonces y continúa hasta el presente la usurpación británica de una parte de nuestro territorio nacional. Aquella acción pirata de 1833 también pone a la vista la fuerte alianza entre el gobierno de EEUU y la Corona británica, alianza que se consolidaría luego en el marco de la OTAN.

La guerra fría y los pactos agresivos

Otra necesaria referencia histórica nos lleva a mediados del siglo XX. Es pertinente recordar que, en 1947, Washington impuso a los países de la región el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), un tratado que –según sus impulsores- protegería a nuestros países del ataque de alguna potencia extracontinental; y en 1948 promovió la fundación de la Organización de Estados Américanos (OEA), verdadero ministerio de Colonias al servicio de la política expansionista y el intervencionismo de los Estados Unidos en el continente.

A nivel mundial impulsó la firma de pactos militares en varias regiones así como la creación en abril de 1949 de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), todos ellos instrumentos de naturaleza agresiva que minaban la idea de la seguridad colectiva basada en el principio de la coexistencia pacífica establecido en 1945 en la Carta de las Naciones Unidas. En la actualidad la OTAN ha crecido hasta integrar a 28 países, mucho más allá de los doce Estados del Atlántico Norte que le dieron nacimiento, y en la Cumbre realizada en Portugal, en noviembre de 2010 ha proclamado abiertamente su condición de poder militar global.

El Atlántico Sur y la expansión de la OTAN

En los años 80 del siglo XX todavía la OTAN no se había expandido. Al asumir la presidencia de Estados Unidos el 20 de noviembre de 1981, Ronald Reagan se planteó el objetivo de desplegar una política ofensiva de “recuperación de los espacios políticos, geográficos y estratégicos”, para lo cual iba a emprender un gigantesco programa de armamentismo y reactivación de la economía. Reclamando más atención de Washington hacia las Américas, Reagan insiste en que “los Estados Unidos deben asumir de nuevo su papel de fuerza de cohesión indesafiable en la construcción de una comunidad del Hemisferio Occidental”.

Con ese propósito la administración Reagan trabaja para la creación de “un acuerdo regional para la seguridad del Atlántico Sur”, un acuerdo que no llegó a concretarse -entre Chile, Argentina, Uruguay y Paraguay- y que se visualizaba como una Organización del Tratado del Atlántico Sur (OTAS), complementado con la participación de África del Sur entonces bajo el régimen del Apartheid.

Tales objetivos han sido explicitados tanto en el conocido Documento de Santa Fe (1980) como en otro documento aprobado ese mismo año por el Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, el denominado Free Oceans Plan (Plan para el Océano Libre) donde, explicando la importancia estratégica del Atlántico Sur, se afirma: “Aun cuando los Estados Unidos puedan contar con un apoyo efectivo y duradero de la Unión Sudafricana y de la República de Chile, y eventualmente de la Argentina (entonces bajo la dictadura de 1976/83), que facilite la ejecución de sus planes para el extremo sur de los tres océanos, es indispensable contar con el apoyo de Gran Bretaña (…) que debe ser nuestra principal aliada en esa área, no sólo porque es nuestra amiga más confiable en el orden internacional, sino porque todavía ocupa diversas islas en el Atlántico Sur que, en caso de necesidad, podrían convertirse en bases aeronavales, de acuerdo con el modelo de Diego García , o en punto de apoyo logístico como la isla Ascensión”.

Este es el trasfondo real de la posición yanqui en la Guerra de Malvinas: desde una política de fuerza, estratégica y militar, el gobierno norteamericano no tuvo dudas en alinearse con Gran Bretaña, su principal aliado en la OTAN, contra la Argentina, a pesar de que, en virtud del TIAR, debía haberla defendido frente a una “agresión extracontinental”. Washington se atuvo estrictamente a estos criterios. Y, al fin de la guerra de 1982, logra, entre sus objetivos militares, la construcción de una gran base militar en Malvinas que permitirá a la OTAN el control de las rutas oceánicas del Atlántico Sur y una posibilidad concreta de proyectar su poder hacia el continente Antártico.

Aparte de las razones geopolíticas ya mencionadas, la ocupación de los archipiélagos del Atlántico Sur tuvo y tiene para los imperialistas un interés adicional asociado a la explotación de los cuantiosos recursos naturales de la región. Al respecto, lo que realmente importa es la extensa plataforma continental argentina, el mar que rodea a las islas, la abundancia de peces, el krill, las riquezas del suelo submarino -petróleo y nódulos metalíferos de manganeso, cobre, hierro-. Algunos de esos recursos, particularmente el petróleo tienen una enorme y creciente importancia estratégica, y además ya en el presente les reportan grandes ganancias que obtienen de la venta ilegal de licencia de pesca y de exploración de petróleo, con la consiguiente depredación de bienes que pertenecen al pueblo argentino.

La militarización del Atlántico Sur

Terminada la Guerra de Malvinas, y desde que Inglaterra retoma el control total del archipiélago, el proyecto de instalar una base militar aeronaval se concreta con los trabajos de ampliación de las pistas y las instalaciones del aeropuerto de Mount Pleasant, en la Isla Soledad. Las obras concluyen en 1985 y la base comienza a operar en 1986. Hoy, la Fortaleza Malvinas que dispone también de una estación naval de aguas profundas –llamada Mare Harbour– donde atracan submarinos atómicos, se ha constituido en uno de los cinco principales enclaves militares extranjeros del Hemisferio Occidental, y funciona en conexión con la red mundial de bases de control y espionaje que la OTAN tiene en el planeta.

La descripción y los alcances de esta Fortaleza merecen un artículo especial. Digamos por ahora que los buques y aeronaves militares que van y vienen desde Gran Bretaña, vía Isla Ascensión, son portadores de armas nucleares. En la actualidad, con la reactivación en 2008 de la IV Flota de guerra de los EEUU los peligros que se derivan de la instalación de la Fortaleza Malvinas a 700 kilómetros de nuestra costa patagónica, se han agravado considerablemente.

Las recientes medidas adoptadas por Gran Bretaña no hacen sino empeorar la situación. Nos referimos a la decisión de establecer alrededor de las Islas Georgias del Sur y Sandwich del Sur una zona de exclusión pesquera con una extensión de un millón de kilómetros cuadrados, zona que será patrullada por naves de la marina de guerra del Reino Unido; así como al envío del buque de guerra “HMS Dauntless”, armado con misiles antiaire de alta tecnología, helipuertos y 60 marines, para reforzar la custodia de nuestras Islas.

Con ello, además de transgredir la Resolución de la ONU que reclama hacer del Atlántico Sur una Zona de Paz y Cooperación, agregan nuevas amenazas y tensiones, con las que intentan bloquear el necesario proceso de negociaciones políticas imprescindibles para avanzar en la solución del diferendo de soberanía y encontrar el camino pacífico de la descolonización de los archipiélagos del Sur.

Tomado y recopilado del sitio Sur y Sur:
http://www.surysur.net/2012/02/atlantico-sur-del-colonialismo-del-siglo-xix-al-imperialismo-del-siglo-xxi/

Irán, EEUU, Israel… acaso hacia otra guerra de los Seis Días?



Economía • Política

Por: Germán Gorraiz López
* Analista geopolítico y de materias económicas.


Irán ha adquirido una dimensión de potencia regional gracias a la política errática de Estados Unidos en Iraq (fruto de la miopía política de la administración Bush obsesionada con el eje del Mal) al elimirar a sus rivales ideológicos, los radicales talibanes suníes —y a Sadam Husein— con el subisiguiente vacío de poder en la zona. y ha reafirmado su derecho inalienable a la nuclearización.| GERMÁN GORRAIZ LÓPEZ.*



Por ello el presidente Mahmoud Ajmadinejad, ha estirado la cuerda hasta el límite en la seguridad de que Estados Unidos no atacará y limitará cualquier acción individual de Israel (proyecto descartado de bombardear la central de Natanz con jets comerciales), pues un bloqueo del estrecho de Ormuz por el que pasa un tercio del tráfico energético mundial podría agravar la recesión económica mundial y debilitar profundamente todo el sistema político internacional.



La primera planta de energía nuclear iraní (Bushehr), construida y alimentada de combustible por Rusia, sería el paradigma de su creciente influencia regional y de su rechazo a las sanciones internacionales diseñadas para evitar que desarrolle una bomba atómica..



La Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA), con sede en Viena, dijo tener pruebas de que se está construyendo una nueva central nuclear secreta bajo tierra —según el director general del organismo, Yukiya Amano— mientras que en el área de Natanz 5.000 centrifugadoras ya han permitido acumular más de 1,3 toneladas de uranio débilmente enriquecido (UFE), una cantidad suficiente para alimentar en combustible a eventuales centrales nucleares, en la hipótesis de un paso a la producción de la primera bomba atómica iraní.



Así, para los servicios secretos israelíes Teherán ya estaría en el umbral de la bomba y para la CIA y la AIEA el régimen iraní oculta aspectos avanzados de su plan para construir una ojiva nuclear en menos de un año.



La nueva estrategia de la administración Obama para Oriente Medio buscaría profundizar las líneas de la negociación multilateral (incluida la apertura de una línea directa con el régimen de Teherán, y la conformación de un frente aliado árabe, para aislar a los halcones militaristastanto de Teherán como de Tel Aviv) y estaría además apoyada en las nuevas sanciones impuestas por la ONU a Irán y el embargo del crudo iraní decretado por EEUU y la UE (y adoptado por mimetismo por China y Japón), para lograr el debilitamiento real de su economía y el posible renacimiento de la llamada “Marea Verde” y complementada con las medidas del Pentágono para contentar a los halcones del lobby judío ..



Así, siguiendo la teoría del ingeniero geopolítico de Obama, Brzezinski expuesta a Gerald Posner del The Daily Beast (18 de septiembre de 2009) , “una colisión estadounidense-iraní” tendría efectos desastrosos para Estados Unidos y China, mientras Rusia emergería como el gran triunfador, pues el previsible cierre del Estrecho de Ormuz en el Golfo Pérsico, por donde atraviesa el transporte de petróleo destinado al noreste asiático (China, Japón y Sur-Corea), Europa y Estados Unidos, elevaría el precio del oro negro a niveles estratosféricos y tendría severas repercusiones en la economía global , pasando a ser la UE totalmente crudodependentiente de Rusia.



Por ello, es el razonamiento,Irán, el segundo mayor productor de la OPEP, podría tratar de impedir el tráfico a través del estratégico Estrecho de Ormuz si Estados Unidos recurre a la acción militar contra su disputado programa nuclear; según estimaciones de la AIE, 13,4 millones de barriles por día (bpd) de crudo pasan a través del estrecho canal en buques petroleros, lo que representa casi el 30 por ciento del suministro de crudo que se comercializa mundialmente.



Con este cóctel de medidas de presión, el sexteto de “mediadores” internacionales (Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Rusia, Alemania y China), podría alcanzar un acuerdo en el 2012 para que Teherán enriquezca su uranio y lo transforme en combustible para el reactor iraní, siempre bajo control de la OIEA, acuerdo que permitiría un mejor control del stock de uranio enriquecido de Irán (fuente de lainquietud entre los occidentales e Israel, que temen que Teherán lo pueda emplear para fabricar armas atómicas —acusaciones que Irán ha desmentido siempre categóricamente.



Caso de lograrse la resolución del contencioso nuclear de EEUU-Irán y el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países, Teherán conseguiría su objetivo de que se reconozca su lugar en el concierto regional, recuperando el papel de “gendarme del Golfo “ que los estadounidenses confiaron al Sha de Persia e incrementando la cooperación con EEUU relativa a la seguridad en Iraq y Afganistán.



Sin embargo la posible resolución del contencioso nuclear con Irán, plantea el problema de la pertinencia de las opciones estratégicas del grupo de los Estados árabes situados en la órbita estadounidense. Así, Egipto habría renunciado a la opción nuclear y entregado el control del espacio estratégico de Oriente Próximo a la aviación israelí a cambio de una ayuda anual de mil millones de dólares .



En desequilibrio frente a la opinión pública, se ha autorizado a Egipto y Jordania para que a finales de año emprendan la producción nuclear para uso civil bajo control estadounidense —han acumulado un retraso tecnológico de cincuenta años con respecto a su vecino israelí que se vería compensado con el incremento de la ayuda económica de EEUU hasta alcanzar los 3.000 millones de dólares anuales.



Por otra parte, el estancamiento del precio del crudo en el bienio 2008-2010 (a pesar de los sucesivos recortes de producción por parte de la OPEP) debido a la severa contracción de la demanda mundial y a la huida de los “brokers” especulativos , ha imposibilitado a los países productores conseguir precios competitivos (rondando los 90 dólares por barril) que permitirían la necesaria inversión en infraestructuras energéticas y búsqueda de nuevas explotaciones, por lo que no sería descartable un posible estrangulamiento de la producción mundial del crudo en el horizonte del 2015, al concatenarse la recuperación económica de EEUU y la UE con factores geopolíticos desequilibrantes.



Todo ello originaría presumiblemente una psicosis de desabastecimiento y el incremento espectacular del precio del crudo hasta niveles del 2008 ( rondando los 150 dólares) que tendrá su reflejo en un salvaje encarecimiento de los fletes de transporte y de los fertilizantes agrícolas, lo que, aunado con inusuales sequías e inundaciones en los tradicionales graneros mundiales y la consecuente aplicación de restricciones a la exportación de commodities de dichos países para asegurar su autoabastecimiento, terminará por producir el desabastecimiento de los mercados mundiales, el incremento de los precios hasta niveles estratosféricos y la consecuente crisis alimentaria mundial.



Así, la carestía de productos agrícolas básicos para la alimentación (trigo, maíz, arroz, sorgo y mijo) y el incremento bestial de dichos productos en los mercados mundiales que tuvo su punta de iceberg en el 2.007 , iría presumiblemente “in crescendo” a lo largo de la próxima década hasta desembocar en una crisis alimentaria mundial que afectaría especialmente a Egipto en forma de desorbitante carestía y escasez de alimentos básicos, agravado por su desarrollo económico suicida al favorecer crecimientos desmesurados de macrourbes y megacomplejos turísticos y la consiguiente reducción de superficie dedicada al cultivo agrícola.



Ello podría provocar violentos estallidos sociales y un posible golpe de estado (rememorando a Nasser, 1956) y posterior estrechamiento de relaciones ruso-egipcias que convertirían a Egipto en el portaaviones continental de Rusia, lo que —aunado con la extensión de su área de influencia al resto de países árabes que circundan a Israel ( Siria, Líbano, Palestina y Jordania)— gestaría la semilla de un nuevo movimiento panislamista que podría terminar por reeditar en la próxima década la Guerra de los Seis Días.



Caso de consumarse el enfrentamiento bélico y una nueva victoria militar israelí, asistiríamos a la anexión de la Franja de Gaza,, del Sur del Líbano y del Sinaí, quedando Israel parapetado en un escudo protector completado con la culminación del Muro de Cisjordania (que incluiría aproximadamente el 10% del territorio de Cisjordania, incluida Jerusalén Este) y el control de los Altos del Golán , contando Israel con EEUU y su fuerza nuclear disuasoria como únicos aliados y quedando el pueblo palestino condenado a la diáspora y al ostracismo político internacional.

Tomado y recopilado del sitio Sur y Sur:
http://www.surysur.net/2012/02/iran-eeuu-israel-acaso-hacia-otra-guerra-de-los-seis-dias/

jueves, 16 de febrero de 2012

LA HIPER-COMPLEJIDAD GEOPOLÍTICA DE SIRIA: EUA CONTRA IRÁN.



Analisis geopolitico por Alfredo Jalife desde Mexico.

Penetramos en la máxima hiper-complejidad del Mundo Árabe:Siria y la región del Creciente Fértil.

Una cosa es la espontaneidad de “la revolución del jazmín” del paradigma tunecino que impregnó a los 22 países que integran la Liga Árabe y otra es el intento hipócrita de su secuestro obsceno por la disfuncional OTAN encabezada por EU que ,coforme a sus triviales intereses geopolíticos,pretende re-direccionar las veleidades libertarias de más de 360 millones de habitantes.

Creer ingenuamente que EU y la Unión Europea (condensada específicamente por Gran Bretaña y Francia)se encuentran a favor de la “democracia” y los “derechos humanos” en Siria,después de un estruendoso silencio de dos generaciones, constituye un “agujero negro” de la memoria histórica cuando Washington, Londres y París apoyaron durante un promedio de tres décadas a las autocracias de Túnez,Egipto y Yemen---dejando de lado las acrobacias metalingüísticas “occidentales” en Bahrein y Libia donde la propaganda transatlántica colisiona con la triste realidad de los hechos y sus deshechos bélicos.

Si se aplica rigurosamente la misma medida inalienable de la “democracia” y los “derechos humanos” a Bahrein y Siria, sus consecuencias geopolíticas son diametralmente opuestas:en el primer caso los intereses de EU(por extensión de la OTAN)se verían severamente afectados y beneficiarían a la teocracia chiíta de Irán;en el segundo caso sucede lo contrario.

De allí la fuerte presión de EU (y sus aliados) contra el régimen sirio con el fin de dañar a Irán(de paso a Rusia),a diferencia de su postura concerniente a Bahrain,donde Washington ostenta una base naval---sin contar que la isla es miembro del Consejo de Cooperación de Países Árabes del Golfo de seis petromonarquías,quienes,además,buscan la membresía de Jordania y Marruecos.

Llama ,entonces,poderosamente la atención que EU(y sus aliados)apoyen a las 8 monarquías todavía intocables del Mundo Árabe quienes,guste o disguste,buscan elstatus quo en su esfera de influencia y adonde se han refugiado 2 de los 3 sátrapas defenestrados.No profiero perentorias sentencias moralizantes,sino que exhibo la realidad geopolítica.

Como la herramienta de la “democracia” y los “derechos humanos”---lamentablemente degradada por la propaganda “occidental”----es inservible para el estricto análisis axiológico ,entonces,cabe mejor recurrir a los instrumentos de vuelo de la geopolítica que aportan mayor diafanidad a los sucesos de Bahrein y Siria,dos casos extremos del mismo espectro.

No son momentos para solipsismos.Algún día expondré mi confrontación con el régimen de los Assad durante cuatro décadas(que valió mi extendido exilio político que no suelo publicitar por no ser proclive a la victimización ni al martirio),que no viene al caso citar para no obnubilar el análisis geopolítico en el que no existen “buenos” ni “malos” ,sino “crudos”(en el doble sentido del término) intereses de las potencias globales y regionales que se enfrentan pornográficamente en Siria(y,por extensión,al Líbano):básicamente EU(y su pléyade de aliados regionales y locales)contra Irán.

Emerge así un exquisito axioma aplicable en cualquier punto y momento,lo que le confiere su carácter científico:Dependiendo de los intereses geopolíticos,las posturas de los actores globales,regionalesy locales se pronunciarán ya sea a favor de la “democracia”,los “derechos humanos” y hasta el “cambio de régimen”,ya sea optarán por la política del avestruz del status quo.

La lectura de los periódicos regionales basta y sobra para determinar las lealtades y anhelos en el radar geopolítico.

El portal de Al-Arabiya(21.6.11),perteneciente a Arabia Saudita,arremete sin piedad contra el tercer discurso del presidente sirio Bashar Assad a quien acusan no solamente de represor sino,peor aún,de padecer la sicopatía de la “negación”.

La prensa israelí amarra navajas entre Siria y Turquía.Ehud Barak,ministro de defensa del gobierno de la dupla Netanyahu-Lieberman,en una entrevista al periódico francés Le Figaro concede 6 meses de vida política a Bashar,y el portal Debka,un monumento de la desinformación,vaticina una inminente intervención del ejército turco,con instalación de una “zona de amortiguamiento” en la transfrontera del lado sirio(cerca de 900 kms.) que cuenta con la bendición hollywoodense de Angelina Jolie(esta vez sin el actor Brad Pitt),la bella “embajadora” de la ONU para los cerca de 10,000 refugiados de la región de Jisr-Al-Shogour(un bastión de 50,000 habitantes de los Hermanos Musulmanes).Cuando los “embajadores especiales” de la ONU intervienen en los campos de refugiados suelen ocurrir balcanizaciones ulteriores.

La prensa iraní se ha confinado a señalar la infracción de un helicóptero turco en territorio sirio y repite la severa condena de Bashar en su tercer discurso contra los “vándalos” y los “saboteadores” quienes ejecutan una conspiración geopolítica contra su régimen(Léase:para expulsar a Irán y Rusia de Siria, y estrangular a Hezbolá en Líbano).

La prensa de EU(y por extensión de la OTAN,donde Gran Bretaña adopta una feroz posición maximalista)critica al presidente sirio de no haber aportado un cronograma ni claridad a sus elusivas promesas de reformas:desde el diálogo nacional,pasando por elecciones en agosto(por cierto, muy precipitadas y difíciles a realizar por ser este año el mes del ayuno islámico,“Ramadan”)hasta cambios sustanciales a la Constitución para abolir el monopartidismo del Baas(un partido teóricamente laico y socialista)que desemboque en el pluralismo y la libertad de expresión.

Lo interesante es que nadie hasta ahora del lado “occidental” ha exigido el “cambio de régimen” y su dureza retórica se limita a invitar a Bashar a encabezar las “reformas”(Léase:hacer las paces con Israel,expulsar a Irán y a Rusia,someter a Hezbolá y,sobre todo,a mi muy humilde entender el golpe de gracia: privatizar la banca estatal y todo aquello que sea privatizable).

El atribulado Bashar admitió que “no existe marcha atrás” y que las reformas son imprescindibles.El problema radica en su profundidad,su cronograma y,sobre todo,su control.

Si tales reformas son forzadas por EU(y sus aliados),el desenlace será la instalación de un gobierno de los Hermanos Musulmanes sunnitas quienes probablemente iniciarán la venganza colectiva contra la minoría hoy gobernante de los “alawitas”(secta esotérica del Islam desprendida del chiísmo),de los cristianos,probablemente de losdruzos(otra secta neo-platónica y esotérica del Islam de carácter monogámico)y seguramente de los kurdos(por motivos que iremos desglosando).

Tampoco hay que desdeñar la participación geopolítica de Rusia que posee una base naval en el puerto sirio de Tartús.

De todo lo que he escuchado y leído durante mi estancia en Líbano,lo que más me ha intrigado ha sido la supuesta voltereta de Turquía quien como único miembro islámico de la OTAN ejerce abiertamente las presiones exógenas para la transformación del régimen sirio,lo cual merece un seguimiento puntual en mi próximo artículo.

Penetramos en la máxima hiper-complejidad del Mundo Árabe:Siria y la región del Creciente Fértil.

Una cosa es la espontaneidad de “la revolución del jazmín” del paradigma tunecino que impregnó a los 22 países que integran la Liga Árabe y otra es el intento hipócrita de su secuestro obsceno por la disfuncional OTAN encabezada por EU que ,coforme a sus triviales intereses geopolíticos,pretende re-direccionar las veleidades libertarias de más de 360 millones de habitantes.

Creer ingenuamente que EU y la Unión Europea (condensada específicamente por Gran Bretaña y Francia)se encuentran a favor de la “democracia” y los “derechos humanos” en Siria,después de un estruendoso silencio de dos generaciones, constituye un “agujero negro” de la memoria histórica cuando Washington, Londres y París apoyaron durante un promedio de tres décadas a las autocracias de Túnez,Egipto y Yemen---dejando de lado las acrobacias metalingüísticas “occidentales” en Bahrein y Libia donde la propaganda transatlántica colisiona con la triste realidad de los hechos y sus deshechos bélicos.

Si se aplica rigurosamente la misma medida inalienable de la “democracia” y los “derechos humanos” a Bahrein y Siria, sus consecuencias geopolíticas son diametralmente opuestas:en el primer caso los intereses de EU(por extensión de la OTAN)se verían severamente afectados y beneficiarían a la teocracia chiíta de Irán;en el segundo caso sucede lo contrario.

De allí la fuerte presión de EU (y sus aliados) contra el régimen sirio con el fin de dañar a Irán(de paso a Rusia),a diferencia de su postura concerniente a Bahrain,donde Washington ostenta una base naval---sin contar que la isla es miembro del Consejo de Cooperación de Países Árabes del Golfo de seis petromonarquías,quienes,además,buscan la membresía de Jordania y Marruecos.

Llama ,entonces,poderosamente la atención que EU(y sus aliados)apoyen a las 8 monarquías todavía intocables del Mundo Árabe quienes,guste o disguste,buscan elstatus quo en su esfera de influencia y adonde se han refugiado 2 de los 3 sátrapas defenestrados.No profiero perentorias sentencias moralizantes,sino que exhibo la realidad geopolítica.

Como la herramienta de la “democracia” y los “derechos humanos”---lamentablemente degradada por la propaganda “occidental”----es inservible para el estricto análisis axiológico ,entonces,cabe mejor recurrir a los instrumentos de vuelo de la geopolítica que aportan mayor diafanidad a los sucesos de Bahrein y Siria,dos casos extremos del mismo espectro.

No son momentos para solipsismos.Algún día expondré mi confrontación con el régimen de los Assad durante cuatro décadas(que valió mi extendido exilio político que no suelo publicitar por no ser proclive a la victimización ni al martirio),que no viene al caso citar para no obnubilar el análisis geopolítico en el que no existen “buenos” ni “malos” ,sino “crudos”(en el doble sentido del término) intereses de las potencias globales y regionales que se enfrentan pornográficamente en Siria(y,por extensión,al Líbano):básicamente EU(y su pléyade de aliados regionales y locales)contra Irán.

Emerge así un exquisito axioma aplicable en cualquier punto y momento,lo que le confiere su carácter científico:Dependiendo de los intereses geopolíticos,las posturas de los actores globales,regionalesy locales se pronunciarán ya sea a favor de la “democracia”,los “derechos humanos” y hasta el “cambio de régimen”,ya sea optarán por la política del avestruz del status quo.

La lectura de los periódicos regionales basta y sobra para determinar las lealtades y anhelos en el radar geopolítico.

El portal de Al-Arabiya(21.6.11),perteneciente a Arabia Saudita,arremete sin piedad contra el tercer discurso del presidente sirio Bashar Assad a quien acusan no solamente de represor sino,peor aún,de padecer la sicopatía de la “negación”.

La prensa israelí amarra navajas entre Siria y Turquía.Ehud Barak,ministro de defensa del gobierno de la dupla Netanyahu-Lieberman,en una entrevista al periódico francés Le Figaro concede 6 meses de vida política a Bashar,y el portal Debka,un monumento de la desinformación,vaticina una inminente intervención del ejército turco,con instalación de una “zona de amortiguamiento” en la transfrontera del lado sirio(cerca de 900 kms.) que cuenta con la bendición hollywoodense de Angelina Jolie(esta vez sin el actor Brad Pitt),la bella “embajadora” de la ONU para los cerca de 10,000 refugiados de la región de Jisr-Al-Shogour(un bastión de 50,000 habitantes de los Hermanos Musulmanes).Cuando los “embajadores especiales” de la ONU intervienen en los campos de refugiados suelen ocurrir balcanizaciones ulteriores.

La prensa iraní se ha confinado a señalar la infracción de un helicóptero turco en territorio sirio y repite la severa condena de Bashar en su tercer discurso contra los “vándalos” y los “saboteadores” quienes ejecutan una conspiración geopolítica contra su régimen(Léase:para expulsar a Irán y Rusia de Siria, y estrangular a Hezbolá en Líbano).

La prensa de EU(y por extensión de la OTAN,donde Gran Bretaña adopta una feroz posición maximalista)critica al presidente sirio de no haber aportado un cronograma ni claridad a sus elusivas promesas de reformas:desde el diálogo nacional,pasando por elecciones en agosto(por cierto, muy precipitadas y difíciles a realizar por ser este año el mes del ayuno islámico,“Ramadan”)hasta cambios sustanciales a la Constitución para abolir el monopartidismo del Baas(un partido teóricamente laico y socialista)que desemboque en el pluralismo y la libertad de expresión.

Lo interesante es que nadie hasta ahora del lado “occidental” ha exigido el “cambio de régimen” y su dureza retórica se limita a invitar a Bashar a encabezar las “reformas”(Léase:hacer las paces con Israel,expulsar a Irán y a Rusia,someter a Hezbolá y,sobre todo,a mi muy humilde entender el golpe de gracia: privatizar la banca estatal y todo aquello que sea privatizable).

El atribulado Bashar admitió que “no existe marcha atrás” y que las reformas son imprescindibles.El problema radica en su profundidad,su cronograma y,sobre todo,su control.

Si tales reformas son forzadas por EU(y sus aliados),el desenlace será la instalación de un gobierno de los Hermanos Musulmanes sunnitas quienes probablemente iniciarán la venganza colectiva contra la minoría hoy gobernante de los “alawitas”(secta esotérica del Islam desprendida del chiísmo),de los cristianos,probablemente de losdruzos(otra secta neo-platónica y esotérica del Islam de carácter monogámico)y seguramente de los kurdos(por motivos que iremos desglosando).

Tampoco hay que desdeñar la participación geopolítica de Rusia que posee una base naval en el puerto sirio de Tartús.

De todo lo que he escuchado y leído durante mi estancia en Líbano,lo que más me ha intrigado ha sido la supuesta voltereta de Turquía quien como único miembro islámico de la OTAN ejerce abiertamente las presiones exógenas para la transformación del régimen sirio,lo cual merece un seguimiento puntual en mi próximo artículo.

Alfredo Jalife-Rahme es especialista en relaciones internacionales, geopolítica y globalización. Es profesor en la UNAM y pública regularmente en periódicos de prestigio como El Financiero y La Jornada de México. También colabora como comentarista en la cadena de televisión CNN en español. En 2003 fue nombrado el "mejor analista de asuntos internacionales de México" por la revista Líderes Mexicanos.

Datos Biográficos
El Dr. Alfredo Jalife-Rahme es especialista en neuroendocrinología y es egresado de los Institutos Nacionales de Nutrición y de Neurología & Neurocirugía. Ha impartido clases en Psicología en la Universidad de las Américas desde 1978 hasta 1990 por lo que fue homenajeado por su labor docente. Realizó la Maestría en Administración de Empresas "MBA" (Master Business Administration) en 1987 en la misma Universidad de las Americas.

En 1997 fue invitado a dar un curso en la Universidad de Tréveris, Alemania, galardonado con la "Cátedra UNESCO", bajo los auspicios de la Comisión de Estudios Europeos, y la Unión Europea:"Europa en la Perspectiva Ibero-Americana". Fue invitado por la misma Universidad de Tréveris y bajo los mismos auspicios a coordinar, con varios profesores universitarios europeos, el taller "La Globalización y los Efectos en Europa".