Páginas vistas en total

domingo, 24 de abril de 2011

Honduras defiende al Kaiser Guillermo II en base al derecho internacional.



Una Actitud de Postguerra.

En el gobierno del doctor Francisco Bertrand (1919) nombro al doctor Policarpo Bonilla como representante de Honduras en las Conferencias de Paz de Versalles( Paris), donde tuvo una actuacion destacada , por la originalidad juridica de su planteamiento y por el hecho de representar a un pais pobre y desconocido.



La voz de la justicia y la conciencia se levanto en discurso memorable cuyo texto dice:

"la delegacion de Honduras tiene la pena de expresar una opinion contraria a la que ha sido sostenida por los eminentes jurisconsultos que han redactado el proyecto de articulo del establecimiento de las reglas para deducir las responsabilidades de la guerra. Al asumir esta actitud la Delegacion cumple un deber de respeto a los principios de la justicia universal adoptados en la Constitucion de su pais."



"La legislacion escrita de todos los paises civilizados ha consagrado el principio incontestable de derecho internacional, que nadie puede ser juzgado ni castigado por delito que no haya sido previa y expresamente definido y penado por la ley".



"La Delegacion de Honduras considera improcedente el juicio de su majestad Guillermo II de Hohenzollern, ex emperador aleman (1919), sujeto a acusacion por el articulo I del proyecto que se discute. Para hacerlo no hay en verdad ninguna ley ni precedente interncional. Un Jefe de Estado no es responsable sino ante su propio pueblo: este solo puede juzgarlo y condenarlo conforme a las leyes regularmente establecidas.



No habiendolas , habria justicia en juzgar y condenar al pueblo aleman en masa , que ha seguido y tolerado los actos de sus gobernantes, pero esta condenacion no puede ser efectiva sino en la forma que la Conferencia ha conseguido para conseguirlo : imponiendo al pueblo aleman una indemnizacion o reparacion de todos los daños causados en una guerra injusta y cruel a que se dejo arrastrar".



"En consecuencia, creemos tampoco hay derecho para exigir del Gobierno de los Paises Bajos la extradicion del que fue el Emperador Aleman y como no sabemos que exista en Holanda y una o varias de las potencias aliadas y asociadas, un tratado de extradicion que comprenda el caso, es nuestra conviccion que Holanda no podra acordar lo que se le pide sin violar sus propias leyes."



"El proyecto que tenemos ante nosotros, se trata de juzgar y condenar a toda persona contra la cual se puede deducir una responsabilidad cualquiera por sus actos en violacion de las leyes y costumbres de la guerra: el juicio tendria lugar ante los tribunales militares y seria conforme con las leyes militares del pais aliado o asociado a que pertenesca el ofendido".





Tomado y recopilado del libro: " Las iIdeas Politicas en Honduras"(Varios autores).

Paginas: 249-250.

Sobre el balance militar en Honduras y de C.A



Hemos leido noticias y articulos de algunos diarios locales y comentarios irresponsables de la gente del cual opinan sin saber y desconocen el tema que se esta tratando.



Es facil criticar a las instituciones como las FF.AA de la region levantando temores y tambores de guerra, otros con mucha propiedad hablan de abolir las FF.AA que con eso se construiran mas hospitales y educacion? etc, etc, etc... creyendo que el presupuesto de la nacion se gasta solo en este rubro cosa que no es cierto.



El caso de la compra de armamento de equipo nuevo por parte de los vecinos de Honduras no responde a una amenaza externa, por el contrario es reemplazo de equipo viejo y obsoleto desfasado del cual tiene que ir saliendo del servicio activo por que este ya cumplio su utilidad lo cual es logico hacer ese tipo de cambios y la mejora continua de las FF.AA de hoy en dia para cumplir con eficiencia las tareas de combatir las nuevas amenazas que se presentan,

muchos ignoran que existen instancias como la CFAC del cual genera medidas de confianza entre los paises de C.A y mantener el equilibrio militar senzato balanceado en la region ademas de la comunicaion fluida y seguida de los diplomaticos asi como el de los gobernantes lo cual se ahorran muchos problemas.



En el caso especifico de Honduras del cual es presiso ilustrar al publico en general, sus FF.AA poseen equipo desfasado que datan de la decada de las años 70's o de la era Vietnam del cual es nesesario y urgente su cambio de reemplazo, se han hecho compras en lo que se ha podido mejorar con lo que se tiene y el gobierno sabiamente ha sabido invertir del cual no ha existido ni generado ningun gasto excesivo en dichas compras, para dar un ejemplo la adquisicion de camiones de transporte militar, lanchas y patrulleras navales y de aviones de entrenmiento basico primario para pilotos asi como la actualizacion de helicopteros de transporte y no de ataque la cual no son armas ofensivas que generen alguna amenaza externa a sus vecinos y la preocupacion de la comunidad internacional.



El presupuesto de las FF.AA de Honduras es el mas bajo de C.A , la cual tambien se sabe que el pais no solo gasta en esta area, es una realidad que hay sectores que requieren mas atencion como la alimentacion, salud y educacion para el combate efectivo de la pobreza de la inseguridad que actualmente pasa en nuestros paises.



Es presiso recordarle a la gente de que es nesesario leer, informarse y estudiar especialmente la historia para conocer la realidad de los hechos y saber emitir una opinion o juicio serio, objetivo sustentado en bases reales y solidas para asi poder orientar al publico con criticas constructivas y no hablar ni criticar sin saber.




Finalmente hacemos un llamado a la reflexion a los politicos de turno de todas las tendencias politicas e ideologicas y al empresariado nacional que tienen que tener vision para aplicar una adecuada politica de defensa nacional, del cual es presiso señalar de que en la actualidad no existe una adecuada politica exterior y de geopolitica definida, cual es el rumbo a seguir? y del como saber manejar las adecuadas relaciones internacionales.





LA ADMINISTRACION.

Preparación para la Guerra Irregular.



Air & Space Power Journal - Español Primer Trimestre 2010.

Por el Coronel (USAF- Ret) John D. Jogerst.




TÁCTICAMENTE, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos se desempeña magníficamente en una lucha de contrainsurgencia (COIN). No obstante, estratégicamente ese hecho es irrelevante; la capacidad crítica incluye el fortalecimiento del poderío aéreo propio de la nación socia—una distinción esencial.



La Fuerza Aérea analiza las misiones desde la perspectiva de cómo las llevaría a cabo, usando toda su habilidad táctica y técnica. Durante las operaciones de COIN, este enfoque nos puede influenciar a tomar acción nosotros mismos. En la discusión que sigue, el lector debe tener constantemente en cuenta la diferencia entre ejecutar COIN (el trabajo de las autoridades locales) y habilitar COIN (la función de actores externos).



El constante debate en la Fuerza Aérea sobre cómo enfrentar el reto de la guerra irregular (IW) refleja el hecho de que la distinción anterior no es evidente. ¿Pueden nuestras fuerzas y organizaciones existentes enfrentar con éxito los desafíos irregulares? ¿Es la amenaza irregular más o menos probable o peligrosa que la amenaza convencional? ¿Cómo balanceamos estos requisitos en competencia?



Independientemente del debate interno, nuestro liderazgo político ha expresado claramente la necesidad de una mejor capacidad de IW. La estrategia de seguridad nacional de 2006 plantea que la participación en conflictos regionales se realice mediante prevención y resolución, intervención y, la estabilización y reconstrucción posterior al conflicto.



1De forma similar, el Informe de Revisión Cuadrienal de la Defensa de 2006 insta a un cambio de énfasis “desde operaciones de combate convencional importantes hacia múltiples operaciones irregulares asimétricas”.



2 La nueva administración no ha cambiado esta dirección. Según se informa, el descontento con el enfoque de la Fuerza Aérea en la guerra convencional de alta tecnología, entre otros factores, dio lugar al despido de su secretario y jefe de estado mayor en junio de 2008.



3 Consideren la “Revuelta de los Almirantes” en 1949, un incidente que dio lugar al despido de tres almirantes de la Marina, incluyendo a Louis Denfeld, el jefe de operaciones navales. En ese momento, el desacuerdo tenía que ver con los méritos y prioridades relativos de comprar bombarderos nucleares de largo alcance (B-36) o la construcción de una nueva clase de portaviones de gran desplazamiento (el USS United States) capaces de lanzar ataques nucleares desde lugares de avanzada. ¿Es el F-22 nuestro United States, o cambiaremos nuestras prioridades para desarrollar las capacidades necesarias para IW?



Para mantener su relevancia en los conflictos más probables de los próximos 30 años, la Fuerza Aérea debe ser capaz de llevar a cabo guerra irregular



Contrariamente a doctrina y dirección, las acciones de la Fuerza Aérea dejan en claro que no considera la IW como una prioridad. Está de moda en el Pentágono que los proponentes del poderío aéreo descarten COIN como la “última guerra” y propongan un empuje total de modernización para prepararse para la guerra con un enemigo tecnológicamente sofisticado similar o casi similar.4 A pesar de la incapacidad de predecir nuestro involucramiento en las insurgencias después de las fases iniciales de Libertad Duradera o Libertad de Irak, la oficialidad aérea parece confiada en que tales insurgencias no volverán a ocurrir.



Sin embargo, de los 14 conflictos importantes que se desarrollaban durante el verano de 2008, ninguno de ellos era de luchas convencionales entre naciones-estado.5 De los más o menos 30 conflictos grandes en la década pasada, sólo cuatro ocurrieron entre naciones.6 Hoy, lugares como Sudán, Sri Lanka, Colombia y las Filipinas padecen guerras entre grupos étnicos, insurgentes y religiones. Un estudio RAND reciente encontró causa importante de preocupación en ocho regiones específicas que efectivamente están fuera del control de cualquier gobierno reconocido.7 ¿Cuál es la probabilidad de que los militares estadounidenses queden involucrados en esos conflictos?



Hemos usado la fuerza militar más de 300 veces en nuestra historia—un número que incluye sólo 11 guerras declaradas y unos cuantos conflictos convencionales más prolongados (por ejemplo, Corea, Vietnam, las dos Guerras del Golfo, etc.).8 Aunque el personal militar podría recomendar que nuestro liderazgo político evite la participación en las guerras internas de otras naciones, ésa no es nuestra decisión. La historia demuestra que debemos estar listos y en condiciones de enfrentar el espectro total de desafíos, incluyendo asistir a otras naciones con conflictos internos.



Generalmente la IW no amenaza la supervivencia de los Estados Unidos; sin embargo, presenta amenazas importantes a nuestros intereses en el entorno globalizado actual. Por ejemplo, las guerras irregulares afectan a dos de nuestros proveedores de petróleo más grandes: Nigeria y Venezuela. En Nigeria, el malestar local y los ataques contra instalaciones y personal en las áreas productoras de petróleo han afectado directamente las exportaciones petroleras de ese país. Venezuela alberga algunos insurgentes colombianos, causando serias tensiones en el área.



En Marzo de 2008, Colombia demostró su disposición de realizar operaciones a través de la frontera contra esos insurgentes cuando atacó y mató a un líder rebelde que se ocultaba en Ecuador. La intensificación de las tensiones en la región podría fácilmente forzar la participación de los Estados Unidos, dado nuestro apoyo actual al gobierno colombiano.



Dejo el cálculo de las probabilidades de conflictos convencionales e irregulares a los expertos de inteligencia, con suerte más acertados ahora después de la Operación Libertad de Irak. No obstante, la capacidad de los enemigos irregulares y convencionales ha quedado ampliamente demostrada por las décadas de terrorismo que culminaron el 11 de septiembre de 2001 y por las numerosas guerras civiles y conflictos no convencionales que se disputan actualmente. En un entorno incierto y cambiante, “no sabemos lo que no sabemos”.



Los eventos futuros serán tan inesperados y trascendentales como el derrumbamiento de la Unión Soviética o el ataque del 11 de septiembre. Sólo podemos desarrollar un rango posible de capacidades, incluyendo las que se necesitan para IW. Entonces, ¿qué son capacidades “irregulares” (distintas de las no regulares)?



Los desafíos irregulares cubren el espectro, desde terrorismo hasta insurgencias y guerra civil

Definir IW como una negación—todo lo que no sea guerra convencional—contribuye poco para determinar las capacidades necesarias. La doctrina de la Fuerza Aérea define IW como “una lucha violenta entre actores estado y no estado por la legitimidad y la influencia sobre las poblaciones pertinentes”, una declaración amplia que esencialmente cubre toda violencia dirigida a causar cambio político, sea cual fuere el origen.9 El profesional militar necesita una receta más específica.



Sin embargo, la misma doctrina proporciona alguna aclaración: “IW abarca un espectro de guerra donde la naturaleza y las características son bastante diferentes de la guerra tradicional. Incluye, sin limitación, actividades como insurgencia, [COIN], terrorismo y antiterrorismo”, otra definición “no convencional”.10 La competencia política violenta varía desde demostraciones callejeras en Palestina, pasando por terrorismo en Colombia, hasta la guerra civil total entre fuerzas convencionales en Líbano. Sin embargo, dentro de esta violencia existe un hilo común que distingue los conflictos irregulares de los convencionales: toma en cuenta no el por qué sino el cómo se lleva a cabo la lucha.



La guerra convencional supone combatir contra fuerzas militares definidas, identificables e inequívocas, cuya derrota (así como la destrucción de su infraestructura) es un problema bien estudiado para las fuerzas convencionales: identificar los centros de gravedad y aplicar poder de fuego. Independientemente de la fuerza adversaria, cuando sus miembros entran al campo como una entidad militar definida, las tácticas convencionales resultan efectivas contra ellas. Después de derrotar a las fuerzas militares del enemigo, decidimos que hemos ganado si el gobierno enemigo ha accedido a nuestras demandas o si hemos destruido ese gobierno y ocupado su territorio. Pero, la guerra convencional siembra las semillas de la guerra irregular. Si ocupamos territorio enemigo, quedamos vulnerables a constante resistencia irregular.



En la IW combatimos enemigos que intencionalmente mantienen su ambigüedad. Emplean todo tipo de violencia pero, en su mayor parte, evitan operar como una fuerza armada identificable. Esto no quiere decir que no estén organizados, simplemente no se autodenominan “ejército”, y no se concentran cuando ven una ventaja. El punto es que los oponentes irregulares se mezclan con la población. Su área de retaguardia, su santuario, queda fuera del área de conflicto formal o no ocupan un área geográfica, existiendo más bien dentro de la población local. En el último caso, no cruzan una frontera física para iniciar hostilidades.



El papel de las fuerzas militares en la victoria final (política) se completa cuando se suprime la violencia hasta un nivel que permita que funcione una sociedad “normal”. Este escenario presenta desafíos únicos, aunque no sin precedentes, para la acción militar.



El aspecto militar de estos desafíos se cubre bien bajo la contrainsurgencia

El problema de tratar con adversarios organizados, resentidos y violentos dentro de una población está integrado en la noción de COIN, “aquellas acciones militares, paramilitares, políticas, económicas, sicológicas y cívicas emprendidas por un gobierno para derrotar a la insurgencia”, definiéndose insurgencia como “un movimiento organizado que intenta derrocar al gobierno constituido por medio de subversión y conflicto armado”.11 Nuestra definición de insurgencia, redactada desde la perspectiva del “gobierno constituido”, hace un paralelo con la de IW, definida en una forma más objetiva que se concentra en la lucha violenta entre gobiernos e insurgentes por la legitimidad. Además del cambio de perspectiva, la lucha sigue siendo la misma—determinar quién gobernará. Debemos, por lo tanto, considerar las lecciones de COIN al desarrollar fuerzas para IW.



Sorprendentemente, todos los servicios aceptan la doctrina COIN en términos de su determinación del gobierno legítimo para una nación o sociedad. La doctrina conjunta sugiere “la creación de instituciones viables que respondan a las necesidades de la sociedad”.12 La doctrina de la Fuerza Aérea apunta hacia la lucha por la legitimidad e influencia sobre la población.13 La doctrina del Ejército y la Infantería de Marina hace eco de esta posición: “El poder político es el tema central en las insurgencias y contrainsurgencias; cada lado trata de lograr que la gente acepte como legítimo su gobierno o autoridad”.



14.El asunto de la legitimidad es complejo, pero el estándar de hecho de legitimidad del gobierno incluye la capacidad de ocupar y controlar territorio—una de las maneras de definir una nación-estado. El que ese control se logre por coacción o lo otorgue libremente la población a cambio de gobierno y servicios sociales es simplemente un detalle. No obstante, controlar una población significa poner tropas en el terreno—las fuerzas no están en control si no están presentes o no pueden llegar al lugar. Lo más importante, la autoridad local debe ejercer el control con sus propias botas.15 Como la esencia de la legitimidad es la presencia, toda lucha en una batalla COIN ocurre frente a frente y localmente. La batalla COIN intenta el control de la población, y no podemos hacerlo a distancia o sólo desde el aire.



Para el insurgente, el éxito depende de mantener la iniciativa. Al negar al gobierno objetivos identificables, el insurgente se asegura que éste sólo pueda reaccionar a sus movimientos. Al concentrar fuerzas sólo en momentos y lugares de su elección, controla el ritmo y los términos del conflicto.



Dispersándose entre la población, los insurgentes evitan presentar un blanco inequívoco fácilmente distinguible de los no combatientes (o permaneciendo en santuarios externos a los que no pueden acceder las fuerzas del gobierno). Comparados con las fuerzas convencionales, generan pocas huellas que pueda recopilar la inteligencia técnica. Con frecuencia, sólo los locales pueden proporcionar la información más pertinente—las identidades de los insurgentes.



Su proximidad a la población convierte cualquier ventaja del poderío aéreo en una desventaja en la medida que los insurgentes tratan de provocar que Estados Unidos o nuestra nación socia reaccione con violencia en gran escala que podría causar bajas civiles, destruir propiedades y demostrar falta de interés por el bienestar de los ciudadanos. Esto puede también tener el efecto secundario de incrementar la legitimidad percibida de los insurgentes elevando su estatura de ser criminales violentos a ser una fuerza organizada que puede competir legítimamente con el gobierno de la nación socia.



Tácticamente, los insurgentes sin la carga de las armas pesadas y los equipos blindados pueden moverse a pie o en vehículos civiles entre áreas pobladas tan rápido, o más rápido, que las fuerzas militares. A diferencia de las fuerzas del gobierno, que deben ser aparentes e identificables para demostrar su presencia a la población, los insurgentes pueden mantenerse indistinguibles de los otros civiles.



Para el comandante de la fuerza conjunta o combinada, esta situación limita efectivamente las fuerzas amigables de tierra a una paridad con los insurgentes en cuanto a información, poder de fuego y movilidad, dando lugar a luchas de unidades pequeñas con armas pequeñas. Sólo el poderío aéreo puede romper este impase.



Es indiscutible el valor del poderío aéreo en la contrainsurgencia, pero ésta última nunca será una lucha centrada en el aire

En el entorno COIN, el poderío aéreo permite que las fuerzas amigas vean, se muevan y disparen, haciendo posible dominar a los insurgentes atascados en el terreno. Al mismo tiempo, la necesidad de baja visibilidad de éste último le niega capacidades aéreas importantes. Por lo tanto, las amenazas a las fuerzas aéreas amigas quedan reducidas a sabotaje basado en tierra, fuego de armas pequeñas/artillería antiaérea, y números limitados de misiles superficie-aire. Para los Aerotécnicos, esto presenta una ecuación excepcionalmente asimétrica de poderío aéreo.



El poderío aéreo permite que pequeñas unidades que operan en terreno complejo creen, ocupen y exploten las alturas. La vigilancia de larga duración de áreas amplias y el reconocimiento aéreo inmediato permiten que las fuerzas amigas descubran al enemigo y anticipen sus acciones, reduciendo la capacidad del insurgente de controlar la iniciativa y lograr sorpresa táctica.



La movilidad aérea permite que las fuerzas amigas respondan a, busquen, o interrumpan contacto con los insurgentes, devolviendo la iniciativa táctica a las fuerzas del gobierno. Esto niega a los insurgentes la capacidad de lograr superioridad local mediante la concentración de fuerzas y limita el tiempo que tienen para llevar a cabo una operación. La movilidad aérea convierte efectivamente su táctica de concentrar fuerzas para lograr superioridad local en oportunidades para que las fuerzas del gobierno las identifiquen y destruyan.



El poderío aéreo proporciona a las unidades pequeñas potencia de fuego inmediata, precisa y escalable. El respaldo aéreo inmediato cambia la ecuación táctica de una paridad de potencia de fuego a una abrumadora superioridad de las fuerzas amigas. La precisión de los disparos con visibilidad y las armas con guía de precisión causa menos daño colateral que los camiones cargados de explosivos o los morteros del arsenal de los insurgentes. El poderío aéreo ofrece una gama de efectos desde saturación de área con armas de pequeño calibre (ametralladoras) hasta fuego de artillería (con el howitzer de 150 mm del AC-130) o la destrucción de blancos fortificados (con misiles Hellfire y otras bombas con guía de precisión). La fuerza amiga puede adaptar los efectos y dirigirlos con precisión para destruir insurgentes mientras limita el daño colateral.



La reciente creación de la Fuerza de Tareas Odin del Ejército en Irak refleja su entendimiento del valor del poderío aéreo y su buena disposición para pagar por ello.16 El Ejército creó una fuerza adecuada de aviones C-12, aviones no tripulados Warrior y Shadow, y helicópteros Apache controlados tácticamente por unidades de tierra estadounidense e iraquí para ver, acercarse, y dispararles a los malos elementos. El Ejército desvió recursos escasos para aumentar la capacidad provista por la Fuerza Aérea del teatro.



El poderío aéreo es sumamente importante para COIN. Tácticamente, ofrece a las unidades pequeñas la conciencia de situación, la movilidad y el poder de fuego necesarios para aplastar a los insurgentes y explota la vulnerabilidad de éstos impidiéndoles que concentren fuerzas o retengan posiciones fijas. Sin embargo, debemos tener cuidado de no exagerar el valor del poderío aéreo.



Últimamente, los proponentes del poderío aéreo liderados por el Mayor General Charles Dunlap y el Dr. Phillip Meilinger han propuesto un enfoque principalmente aéreo para COIN.17 Desafortunadamente, se han concentrado en sus aspectos cinéticos—un punto fuerte del poderío aéreo—en lugar de la batalla política más grande, que en gran medida no es afectada por el poderío aéreo.



No se derrota una insurgencia matando a los insurgentes—salvo que se esté dispuesto a matar a un segmento completo de la sociedad cuyas quejas dieron lugar a la insurgencia. Los proponentes del poderío aéreo son como los que descubrieron la penicilina, la droga maravillosa que cura miles de infecciones bacterianas, tal como el poderío aéreo destruye rápidamente insurgentes identificables.



Desgraciadamente, no todas las infecciones son bacterianas, y la penicilina no es efectiva contra infecciones virales, al igual que el poderío aéreo no puede proporcionar el contacto constante cara a cara necesario para liberar a los ciudadanos de la influencia viral de las actividades insurgentes en sus vecindarios.



La estrategia de “control aéreo” de la Real Fuerza Aérea en Irak durante las décadas de 1920 y 1930, a menudo mencionadas como un buen ejemplo de COIN centrada en el aire, utilizó el poderío aéreo británico junto con fuerzas de tierra pequeñas para atacar a rebeldes concentrados y llevar a cabo ataques de represalias contra sus aldeas. Aunque tuvo éxito en coaccionar a las autoridades tribales locales y proteger las fuerzas de tierra, produjo sólo efectos temporales y no hizo nada para crear un gobierno local en la región. Naturalmente, los británicos no tenían intenciones de establecer instituciones locales que compitan con la influencia imperial.18



La ventaja militar del punto elevado del poderío aéreo se convierte en una desventaja (o es irrelevante) en otras fases de COIN dirigidas a controlar poblaciones, que viven en el punto bajo. El poderío aéreo no puede proporcionar la presencia personal de un “policía en la esquina”, ni provee servicios comunitarios básicos. La población local puede buscar y solicitar asistencia de las fuerzas de tierra y otros representantes del gobierno en el área local, pero esencialmente no tienen contacto con el poderío aéreo. COIN e IW tienen que ver con la legitimidad del gobierno—gobierno próximo y personal. El contacto cara a cara no es un punto fuerte del poderío aéreo.



Se debe recordar que COIN por sí mismo no es una lucha centrada en lo militar, no asigna ninguna función independiente para fuerzas terrestres, aéreas o militares en general. El planeamiento estratégico debe ocurrir en el nivel interagencia con la nación socia, cuya agenda política, consideraciones políticas locales, y aportaciones interagencia estadounidenses deben pasar a ser parte de cualquier operación militar planeada. En muchos casos, estas consideraciones conformarán o excluirán operaciones militares. En COIN los políticos sí manejan la guerra.



Los Aerotécnicos con experiencia en IW/COIN deben hacer una contribución informada a la estrategia, pero no la dirigen. Esto es guerra, pero con una diferencia.



En el mejor de los casos, la fuerza militar es un mal necesario en COIN—útil para vencer formaciones militares, establecer suficiente seguridad inicial para permitir que la policía y fuerzas de seguridad locales tomen el control, y crear condiciones favorables para el desarrollo local político y económico. Demostramos en Vietnam y Afganistán que las fuerzas militares estadounidenses pueden aniquilar totalmente a los insurgentes que se concentren o reúnan en formaciones militares convencionales. Como aprendimos entonces, y estamos aprendiendo ahora en Irak, es muy difícil para las fuerzas militares convencionales ubicar y tratar con una fuerza insurgente dispersa que se oculta activamente en áreas urbanas y dentro de la población.



Aunque tácticamente expertas, las fuerzas convencionales bien adiestradas son estratégica y operacionalmente ineptas para realizar contrainsurgencia



Si todo lo que tienes es un martillo, todo parece un clavo.

—Bernard Baruch






Irónicamente, las “fuerzas de propósito general” actuales pueden ser cualquier cosa menos eso, habiéndose adaptado magníficamente a los requisitos del conflicto mecanizado de alta intensidad. Actualmente estamos organizados, adiestrados y equipados para realizar guerra convencional—conflicto entre entidades políticas manifiestas que utilizan fuerzas militares organizadas jerárquicamente.



Esto no sería ningún problema si los insurgentes presentaran un conjunto de blancos conocido y reaccionaran de formas conocidas. Desafortunadamente, no lo hacen así. Los insurgentes también estudian la historia, y los que no aprenden son rápidamente eliminados del “acervo genético”. Los insurgentes que sobreviven diseñan sus estrategias para invalidar las ventajas de las fuerzas convencionales de cantidad y potencia de fuego.



Hoy, nuestros Aerotécnicos reciben un excelente adiestramiento para ganar una guerra convencional. Como cualquier profesional competente, en una situación poco familiar, primero utilizamos las herramientas que conocemos mejor. La doctrina COIN del Ejército y la Infantería de Marina reconoce elegantemente este defecto: “Las fuerzas militares que derrotan con éxito a las insurgencias son generalmente aquellas que superan su inclinación institucional de librar guerra convencional contra los insurgentes”.19 La doctrina de la Fuerza Aérea no dirá esto tan claramente pero lo reconoce implícitamente: “IW no es una forma menor incluida de guerra tradicional”.20



Un estudio RAND reciente explica este punto de forma clara y sin ambigüedades. Después de investigar brevemente la experiencia estadounidense en guerras menores anteriores a 1960 y de examinar mejor la Guerra de Vietnam y las operaciones actuales en Irak, encontró que las unidades pequeñas y flexibles sin la carga de doctrina y organizaciones convencionales pueden contrarrestar con éxito la actividad insurgente, directamente y trabajando con las fuerzas locales.



Las fuerzas convencionales, a pesar de la buena planificación y doctrina COIN, la ejecutan sin éxito, reflejando una perspectiva y cultura organizacional a gusto con la batalla decisiva y la potencia de fuego pero no con las restricciones de las operaciones político-militar de largo plazo con aliados menos que competentes.21



En la “oleada” reciente de fuerzas de combate en Irak, aún vemos el deseo de buscar la batalla decisiva con los insurgentes y maximizar el uso de nuestra ventaja de potencia de fuego, a pesar del énfasis actual en la educación en COIN dentro del Ejército de los Estados Unidos. Nuestra doctrina COIN enfatiza la naturaleza prolongada del conflicto y la necesidad de crear un gobierno y sociedad civil en la nación socia junto con una capacidad militar. El estudio RAND produce un mensaje claro—tenemos una doctrina COIN válida, pero una doctrina en los anaqueles no puede competir con toda una vida de educación y capacitación convencional. Podemos ejecutar COIN, pero no queremos o nos olvidamos de hacerlo.



Igualmente importante es el hecho de que las fuerzas de propósito general están configuradas por diseño, capacitación y actitud para realizar ellos mismos la misión, no a través de representantes locales o de las fuerzas de una nación socia. Esto crea serios problemas para las misiones COIN.



El Dr. Meilinger lamenta el hecho que gobiernos que dependen del apoyo estadounidense a menudo sean descritos y percibidos como “marionetas” estadounidenses, lo que es una desventaja en la competencia por la legitimidad.22 Esta acusación refleja una percepción exacta de los patrones operacionales preferidos por nuestras fuerzas convencionales. La práctica usual de los militares estadounidenses de arribar con fuerza abrumadora y operar independientemente del control de otra nación refuerza la percepción de que Estados Unidos es un actor externo—un “imperialista”.



Para ganar y retener la legitimidad, el gobierno de la nación anfitriona debe dar la impresión de estar a cargo. Nuestros militares pueden hacer esto sólo desarrollando fuerzas locales para que tomen la iniciativa en combatir a los insurgentes. Una mirada rápida en la “tarjeta de puntuación” de la Fuerza Aérea en Libertad de Irak y Libertad Duradera demuestra que hemos fallado este punto.



Hasta julio de 2008, el Resumen del Poderío Aéreo de la Fuerza Aérea no muestra nada acerca de operaciones y capacidades de la Fuerza Aérea Iraquí—sólo incursiones estadounidenses y de la coalición—aunque esto ha cambiado recientemente para reflejar algunas contribuciones locales.23 Para proporcionar capacidad de COIN y asegurar que las fuerzas de propósito general bien capacitadas se concentren en la misión convencional, tenemos que extraer la distracción IW / COIN de las fuerzas convencionales y desarrollar organizaciones distintas adaptadas para llevar a cabo IW / COIN.



La contrainsurgencia requiere fuerzas organizadas, capacitadas y equipadas para la misión

Al realizar COIN, no nos interesa mucho el valor del poderío aéreo como su fuente. Las fuerzas externas pueden servir como un sustituto provisional, pero no son la solución. La Fuerza Aérea necesita tomar en serio el asunto de crear y sostener poderío aéreo local para COIN—creando la Fuerza Aérea de 100 alas sugerida por el Secretario de Defensa Robert Gates.24 En breve, debemos crear y sostener una capacidad de defensa interna extranjera (FID) para la Fuerza Aérea que pueda crear esas 60 alas adicionales no regulares para las naciones socias.



Para crear una capacidad FID institucional para la Fuerza Aérea y un grupo de expertos en COIN para realizar la misión se requiere establecer un ala permanente centrada en esta misión. ¿Por qué un ala? Porque luchamos, nos capacitamos y asignamos recursos de esa manera. La unidad debe consistir de un ala de capacitación técnica y un ala compuesta operacional, en partes iguales, a la medida para IW y COIN. Llamémosla un Ala IW con un Grupo FID como su componente de capacitación y un Grupo COIN como su brazo de operaciones.



El Grupo FID crearía poderío aéreo para la nación anfitriona o llenaría las brechas en su organización. Muchos países que enfrentan insurgencias o que albergan terroristas no tienen poderío aéreo efectivo. Algunos poseen aviones pero tienen deficiente capacidad de reclutamiento, capacitación, comando y mantenimiento—funciones básicas de la Fuerza Aérea que podemos enseñar. El Grupo FID necesita especialistas en todas las funciones organizacionales de la Fuerza Aérea (organizar, capacitar, equipar y proveer fuerzas; desarrollar doctrina; etc.) a fin de crear esas capacidades en la nación socia para que pueda sostener la lucha.



El Grupo COIN enseñaría el empleo del poderío aéreo y establecería la capacidad inicial, demostrando así la utilidad del poderío aéreo a las naciones socias. Teniendo la misión de instruirlas en el empleo y control de fuerzas (es decir, enseñar tácticas, planeamiento, y comando y control), el Grupo COIN necesita un pequeño complemento de aviones—no de alta o baja tecnología sino de la tecnología correcta para los países en particular.



El sistema de armas del grupo proporcionaría aptitud para la misión, capacidad de combate inicial, y un modelo de implementación para la nación socia. Debemos seleccionar armas y sistemas de apoyo por su potencial, precio asequible, capacidad de mantenimiento y cosas en común con otras naciones en una región objetivo. Algunas naciones pueden operar los F-16, pero la mayoría no. El ala debe tener sistemas especializados, no porque necesitemos capacidades nuevas sino porque los sistemas deben corresponder con los requisitos y limitaciones específicos de la nación socia.



Asumiendo que nuestra estrategia exija la transferencia de esos sistemas a la nación socia, el Ala IW deberá ser dueña de éstos. En caso contrario, los puede arrendar, lo que reducirá costos y hará posible que el ala cambie sistemas de armas específicos rápidamente para que correspondan con los requisitos de una variedad de naciones socias.



El Grupo COIN debe poseer una variedad de capacidades (vigilancia, puente aéreo y ataque) y un pequeño centro de operaciones aéreas para comando y control orgánico que sirva para decenas de incursiones por día, no miles. Los elementos de tamaño de escuadrón para ataque ligero; la movilidad; la inteligencia, la vigilancia y el reconocimiento; y los sistemas de alas giratorias deberán ser adecuados. Debemos dar al Ala IW el tamaño adecuado para que funcione como un núcleo alrededor del cual se desarrolle la capacidad de la nación anfitriona en lugar de intentar ser una fuerza aérea nacional completa.25



Esta ala proporciona una capacidad de combate inicial básica. Si el socio no tiene recursos para confrontar una insurgencia avanzada o de gran escala, podemos incrementar el Ala IW con una fuerza expedicionaria aérea y espacial (AEF) de la Fuerza Aérea. Expertas en destruir objetivos militares, las fuerzas convencionales pueden atacar efectivamente a los insurgentes que operen fuerzas concentradas o al descubierto.



Cuando se acaban esos blancos, generalmente muy rápido, retiramos la AEF y nos apoyamos en el gobierno local y el equipo político estadounidense que lo apoya. Después de tratar con la amenaza inicial, sólo necesitamos una pequeña estructura de fuerza de aviones especiales para apoyar las operaciones de COIN.



El Ala IW también ofrece a la Fuerza Aérea una incubadora para formar expertos y estrategas confiables de IW/COIN para los comandantes combatientes regionales. Para llevar a cabo IW con éxito, tenemos que invertir igual tiempo en educar en IW a líderes y tiradores y en educarlos sobre las guerras de teatro mayor del pasado. De lo contrario, quedamos expuestos a repetir la historia reciente—capacitación en el trabajo o apoyarse en operaciones convencionales de potencia de fuego intensiva. Es mejor “perder” horas-hombre educando en la sala de clase y en ejercicios de campo que “perder” vidas (mayormente de locales y de nuestras fuerzas de tierra) volviendo a aprender cómo luchar guerras sucias pequeñas.



FID nos enseña la importante lección de que la mejor capacitación, intención y equipo no servirán de mucho si no ganamos el respeto del personal de la nación socia—y se necesita tiempo para desarrollar relaciones útiles con nuestros homólogos. Aunque el término AEF que usamos para presentar fuerzas funciona bien para apoyar operaciones convencionales, las rotaciones cortas de módulos de fuerzas regulares no se prestan para las asociaciones duraderas que demanda el FID efectivo.



Más bien, debemos implementar despliegues de largo plazo o despliegues constantes del mismo personal estadounidense en un país objetivo, asegurando así que la organización interna del ala tenga equipos orientados regionalmente cuyos ciclos de despliegue respondan a las necesidades operacionales de las naciones anfitrionas. El Ala IW estará en guerra. Si no podemos desplegar los mismos individuos por la duración total, entonces debemos garantizar que se pueden desplegar con regularidad.



El desarrollo de relaciones y respeto mutuo también requiere que todo el personal en contacto con la nación socia invierta en destrezas culturales y de idioma. El Ala IW debe mantener una variedad de requisitos de idioma acorde con las probables áreas de interés de los Estados Unidos. Preparar intensivamente a un pequeño número de individuos del ala promete un mejor beneficio que tratar de proveer nociones de idioma o adiestramiento cultural a todos en la Fuerza Aérea.





Las fuerzas de guerra o de contrainsurgencia irregulares dedicadas no tienen que ser excesivamente grandes o costosas

Las operaciones COIN exitosas requieren que la nación socia atacada por la insurgencia tome la iniciativa en las operaciones. Después de todo, la guerra es para determinar quién ejerce el gobierno sobre la población—y ése no es Estados Unidos. Por lo tanto, la nación socia debe proporcionar y pagar por el grueso de las fuerzas, y nosotros debemos limitar los equipos y sistemas a aquellos que ésta pueda pagar, operar y sostener.



Como se indicó anteriormente, durante IW/COIN, una fuerza estadounidense del tamaño de ala que sirva como el núcleo de la capacidad de una nación socia es más valiosa que gran número de sistemas de armas estadounidenses. Al mismo tiempo, la necesidad que tienen los insurgentes de no ser detectados también confina efectivamente la amenaza al sabotaje de fuerzas aéreas amigas, fuego de armas pequeñas o artillería antiaérea, y unos cuantos misiles superficie-aire, lo que a su vez reduce las necesidades técnicas y de rendimiento—y el costo—del poderío aéreo adaptado para la misión de COIN.



La elección de no dotar los recursos a una organización y capacidad de IW/COIN dedicada es una falsa economía. La ausencia de un Ala IW nos obliga a usar medios convencionales para combatir conflictos irregulares. Cada día, el poderío aéreo demuestra que puede llevar a cabo la misión cinética en Irak y Afganistán, pero lo hace a un costo horrendo: 18 mil millones de dólares (8 mil millones en abastecimientos y 10 mil millones en operaciones y mantenimiento) para ejecutar la parte de operaciones de la Fuerza Aérea en Irak y Afganistán durante el año fiscal de 2007. (Desde 2001 hasta 2007, la Fuerza Aérea gastó un total de 63 mil millones de dólares en esas operaciones.)26



Mantener una flota de aviones B-1, KC-10, F-15, TR-1, etc., en el teatro para arrojar de vez en cuando una bomba en espacio aéreo tolerante es un poco como cazar mosquitos con un fusil para elefantes. Esos sistemas de armas (y su estructura de apoyo logístico y de comando y control) son invaluables contra las fuerzas concentradas de un enemigo tecnológicamente experto, pero en una lucha COIN sólo usamos una fracción de su potencial, mientras que se consumen recursos a toda velocidad. Peor aún, estas fuerzas convencionales contribuyen poco o nada a desarrollar capacidad en la nación socia.



Gastar mil millones de dólares al año en una fuerza COIN dedicada en lugar de 18 mil millones eliminaría una presión considerable de las cuentas de sostenimiento y recapitalización de la Fuerza Aérea. Mientras no hagamos la inversión en personal, organizaciones y sistemas de armas dedicados para desarrollar poderío aéreo de nación anfitriona, enfrentaremos un desgaste interminable y costoso de despliegues de AEF como nuestra única opción en conflictos no convencionales.





Las fuerzas de contrainsurgencia deben satisfacer nuestro criterio de victoria en la guerra irregular: Podemos volver a casa cuando la nación socia pueda hacerse cargo de la lucha

En el nivel táctico, tenemos una doctrina COIN. De manera significativa (tal vez involuntariamente), en el nivel conjunto/estratégico, no tenemos una doctrina COIN. Existe la Publicación Conjunta 3-07.1, Tácticas, Técnicas y Procedimientos Conjuntos para Defensa Interna Extranjera (FID), y la doctrina conjunta define FID como la “participación de agencias civiles y militares de un gobierno en cualquiera de los programas de acción ejecutados por otro gobierno u otra organización designada para liberar y proteger su sociedad de la subversión, el caos y la insurgencia” (énfasis añadido).27 Intencional o no, esta definición reconoce la clave más importante para la victoria en IW y/o COIN, no obstante se la olvida con mucha frecuencia. Una potencia externa no puede “ganar” la guerra; ésta es una lucha por la legitimidad política entre facciones locales.



Éste es el punto más importante que se debe recordar al ejecutar COIN. Salvo que tengamos la intención de desplegar fuerzas por tiempo indefinido, debemos desarrollar capacidades y legitimidad de nación socia—lo que requiere un esfuerzo de baja visibilidad que ponga a las fuerzas locales a cargo lo más pronto posible. En las palabras de T. E. Lawrence, “No intente hacer demasiado con sus propias manos.



Es preferible que los árabes lo hagan tolerablemente a que usted lo haga perfectamente. Es su guerra, y usted está para ayudarlo, no para ganarla por ellos”.28 Por lo tanto, pensamos sobre la victoria en términos de que la Fuerza Aérea Iraquí vuele Tucanos y Mi-17 en forma adecuada—no que la Fuerza Aérea de los Estados Unidos vuele impecablemente los F-22 y CV-22.



En esta área (desarrollo del poderío aéreo local), la Fuerza Aérea está fallando. Su capacidad inigualable va mucho más allá de lo que la mayoría de naciones necesitan o pueden lograr. Aparte del Sexto Escuadrón de Operaciones Especiales del Comando de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea y del Grupo Consejero Expedicionario Aéreo No. 370 de las Fuerzas Aéreas del Comando Central Estadounidense (antes llamado Equipo de Transición de la Fuerza Aérea de la Coalición), la Fuerza Aérea no tiene organización ni infraestructura dedicada a desarrollar poderío aéreo local. Una unidad pequeña, la Sexta, se concentra en capacitar tácticamente a las fuerzas aéreas locales existentes para apoyar las actividades de las fuerzas de operaciones especiales. El grupo No. 370 tiene un complemento más grande y mayor capacidad pero funciona como una unidad ad hoc sin infraestructura institucional, y capacita solamente a las fuerzas aéreas de Irak y Afganistán.



Para ejecutar FID, debemos dedicar una organización a esa misión. Si no es la tarea de alguien, entonces no es la tarea de nadie. Estados Unidos no puede actuar como el policía del mundo, pero podemos asegurar que los policías locales estén listos y sean capaces de vigilar sus propias sociedades.  



Notas



1. La Estrategia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos de América (Washington, DC: La Casa Blanca, marzo de 2006), 15-16, http://www.whitehouse.gov/nsc/nss/2006/nss2006.pdf.



2. Informe de Revisión Cuadrienal de la Defensa (Washington, DC: Departamento de Defensa, 6 de febrero de 2006), vii, http://www.defenselink.mil/pubs/pdfs/QDR 20060203.pdf.



3. Julian E. Barnes y Peter Spiegel, “A Battle over ‘the Next War,’ (Una Batalla sobre ‘la Próxima Guerra’)”, Los Angeles Times, 21 de julio de 2008, http://www

.latimes.com/news/nationworld/nation/la-na-next war21-2008jul21,0,4824552.story (accedido el 1 de agosto de 2008).



4. Ésta es la opinión del autor, basada en numerosos intercambios recientes por correo electrónico con oficiales de acción del Estado Mayor del Aire de la Fuerza Aérea, con grados de mayor a coronel. Estrictamente hablando, la violencia actual en Irak comenzó como resistencia a la ocupación estadounidense a consecuencia de una guerra convencional en 2003. El que el enemigo utilice las estrategias y tácticas de insurgencia refleja la utilidad del modelo. Ahora es una insurgencia clásica, con varias facciones que luchan por la legitimidad con el gobierno de Irak posterior a Saddam.



5. La doctrina de IW afirma que “la abrumadora dominación de los Estados Unidos en las guerras convencionales recientes hace que sea altamente improbable que la mayoría de adversarios elijan luchar contra Estados Unidos en una forma tradicional, convencional”. Documento de Doctrina de la Fuerza Aérea (AFDD) 2-3, Guerra Irregular, 1 de agosto de 2007, 1, http://www.fas.org/irp/doddir/usaf/afdd2-3.pdf. El Informe de Revisión Cuadrienal de la Defensa pide explícitamente cambiar el énfasis de operaciones convencionales a irregulares (vi). De acuerdo con la Estrategia de Defensa Nacional (Washington, DC: Departamento de Defensa, junio de 2008), “Debemos mostrar un dominio de la guerra irregular comparable con el que poseemos en el combate convencional” (4).



6. Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo, SIPRI Yearbook 2008: Armaments, Disarmament and International Security, Summary (Anuario de 2008 del SIPRI: Armamentos, Desarme y Seguridad Internacional, Resumen) (Estocolmo: Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo, 2008), http://yearbook2008.sipri

.org/files/SIPRIYB08summary.pdf (accedido el 16 de julio de 2008). El informe del SIPRI cubre tres conflictos convencionales en Eritrea-Etiopía, 1998–2000; India-

Paquistán (Kargil), 1998–2003; y Estados Unidos/Coalición -Irak, 2003. El cuarto es el conflicto reciente entre Rusia y Georgia sobre la condición de Osetia del Sur.



7. Angel Rabasa y otros, Ungoverned Territories: Understanding and Reducing Terrorism Risks (Territorios Sin Gobierno: Entender y Reducir los Riesgos del Terrorismo), RAND Project Air Force, Informe MG-561-AF (Santa Mónica, CA: RAND, 2007), xv–xix, http://www.rand.org/pubs/monographs/2007/RAND_MG561.pdf.



8. Véase Richard F. Grimmett, Instances of Use of United States Armed Forces Abroad (Casos de Uso de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos en el Extranjero), 1798–2007, Informe CRS para el Congreso, RL32170 (Washington, DC: Servicio de Investigación del Congreso, 14 de enero de 2008), http://www.fas.org/sgp/crs/natsec/RL32170.pdf.



9. Véase AFDD 2-3, Guerra Irregular, 1.



10. Ibíd., 3.



11. Publicación Conjunta (JP) 1-02, Diccionario de Términos Militares y Asociados del Departamento de Defensa, 12 de abril de 2001 (incluyendo enmiendas hasta el 26 de agosto de 2008), 130, 269, https://jdeis.js.mil/jdeis/new_pubs/jp1_02.pdf (accedido el 16 de octubre de 2008).



12. JP 3-07.1, Joint Tactics, Techniques, and Procedures for Foreign Internal Defense (FID) (Tácticas, Técnicas y Procedimientos Conjuntos para la Defensa Interna Extranjera), 30 de abril de 2004, ix, http://www.dtic.mil/doctrine/jel/new _pubs/jp3_07_1.pdf.



13. Véase AFDD 2-3, Guerra Irregular, 1.



14. Manual de Campo del Ejército (FM) 3-24 / Publicación de Combate de Guerra de la Infantería de Marina (MCWP) 3-33.5, Counterinsurgency, 15 de diciembre de 2006, 1-1, http://www.fas.org/irp/doddir/army/fm3-24.pdf.



15. El que tropas extranjeras estén en control indica una ocupación, no COIN—un problema similar pero con una ejecución y resultados muy diferentes. El predominio actual de las tropas estadounidenses en el terreno en Irak y Afganistán no refleja una situación doctrinaria; más bien, es el resultado de realidades tácticas y un vacío de poder en las secuelas de la destrucción de los regímenes previos por las fuerzas estadounidenses.



16. Thom Shanker, “U.S. Army Developing Airborne Surveillance Force (El Ejército de los Estados Unidos Desarrolla una Fuerza de Vigilancia Aerotransportada),” International Herald Tribune, 20 de junio de 2008, http://www.iht.com/articles/2008/06/20/america/military .php (accedido el 17 de julio de 2008).



17. Mayor General Charles J. Dunlap Jr., Shortchanging the Joint Fight? An Airman’s Assessment of FM 3-24 and the Case for Developing Truly Joint COIN Doctrine (¿Trato Injusto de la Lucha Conjunta? Evaluación de un Aerotécnico de FM 3-24 y el Caso de Desarrollar una Doctrina COIN Verdaderamente Conjunta), Monografía de la Universidad del Aire (Maxwell AFB, AL: Universidad del Aire, 2008), http://www.au.af .mil/au/aul/aupress/ARI_Papers/DunlapARI1.pdf; y Phillip S. Meilinger, “Counterinsurgency from Above (Contrainsurgencia desde Arriba)”, Air Force Magazine 91, no. 7 (julio de 2008): 36, http://www.airforce-magazine .com/MagazineArchive/Documents/2008/July%202008/0708COIN.pdf.



18. James S. Corum y Wray R. Johnson, Airpower in Small Wars: Fighting Insurgents and Terrorists (Poderío Aéreo en las Guerras Menores: Combatiendo a Insurgentes y Terroristas) (Lawrence, University Press of Kansas, 2003), 54-56.



19. FM 3-24 / MCWP 3-33.5, Contrainsurgencia, ix.



20. Véase AFDD 2-3, Guerra Irregular, 3.



21. Austin Long, Doctrine of Eternal Recurrence—The U.S. Military and Counterinsurgency Doctrine, 1960–1970 and 2003–2006 (Doctrina de Repetición Eterna—Los Militares Estadounidenses y la Doctrina de Contrainsurgencia, 1960–1970 y 2003–2006 ), RAND Counterinsurgency Study, Documento 6 (Santa Mónica, CA: RAND, 2008), 27, http://www.rand.org/pubs/occasional_papers/2008/RAND _OP200.pdf (accedido el 1 de julio de 2008).



22. Meilinger, “Counterinsurgency from Above (Contrainsurgencia desde Arriba)”, 36.



23. Air Force Print News, “July 30 Airpower Summary: KC-10s ‘Extend Air Ops,’ (Resumen del Poderío Aéreo al 30 de Julio: Los KC-130 ‘Extienden las Operaciones Aéreas’)”, 31 de julio de 2008, Air Force Link, http://www .af.mil/news/story.asp?id=123108928 (accedido el 1 de agosto de 2008).



24. Secretario de Defensa Robert M. Gates, “Secretary Gates [sic] Remarks at Maxwell-Gunter Air Force Base, Montgomery Alabama, [21 April 2008] (Comentarios del Secretario Gates [tal cual] en la Base de la Fuerza Aérea Maxwell-Gunter, Montgomery Alabama, [21 de abril de 2008]” (Washington, DC: Departamento de Defensa, Oficina del Sub Secretario de Defensa, Asuntos Públicos, 2008), http://www.defenselink.mil/transcripts/transcript .aspx?transcriptid=4214 (accedido el 21 de julio de 2008).



25. Para ver más detalles, consulte Coronel Billy Montgomery, “USAF Irregular Warfare Concept (Concepto de Guerra Irregular de la USAF)”, Documento de investigación (Hurlburt Field, FL: Comando de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea, mayo de 2007), http://www.excaliburrd.com/docs/AT-6Project/AFSOCWhite

PaperUSAFIrregularWarfare.pdf



26. Analysis of the Growth in Funding for Operations in Iraq, Afghanistan, and Elsewhere in the War on Terrorism (Análisis del Crecimiento del Financiamiento de las Operaciones en Irak, Afganistán y Otros Lugares en la Guerra Contra el Terrorismo), Informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso ante el Comité de Presupuesto del Senado de los Estados Unidos (Washington, DC: Oficina de Presupuesto del Congreso, 11 de febrero de 2008), 6, 9, http://www .cbo.gov/ftpdocs/89xx/doc8971/02-11-WarCosts_Letter

.pdf (accedido el 9 de agosto de 2009).



27. JP 1-02, Diccionario del Departamento de Defensa, 216.



28. T. E. Lawrence, “Twenty-Seven Articles (Veintisiete Artículos)”, The Arab Bulletin, 20 de agosto de 1917, en The World War I Document Archive (Achivo de Documentos de la Primera Guerra Mundial), http://wwi.lib.byu.edu/index.php/The_27_Articles_of_T.E._Lawrence (accedido el 17 de octubre de 2008). Lawrence estaba describiendo sus esfuerzos durante la sublevación árabe contra los turcos otomanos en la Primera Guerra Mundial.




El Coronel (USAF-Ret.) John D. Jogerst (USAFA; MS, University of Arkansas), se ha desempeñado como navegante del avión C-130/MC-130 y ha estado al mando de componentes de aviación de operaciones especiales desplegados en el teatro durante las operaciones Provide Comfort, Libertad Duradera y Libertad para Irak. El Coronel Jogerst fungió en calidad de comandante de escuadrón, comandante de la Escuela de Operaciones Especiales de la USAF e integrante del cuerpo docente de la Escuela Superior de Guerra de la Fuerza Aérea en calidad de presidente de Operaciones Especiales ante la Universidad del Aire. El Coronel Jogerst es egresado de la Escuela para Oficiales de Escuadrón, la Escuela Superior de Comando y Estado Mayor y de la Escuela Superior de Guerra.



--------------------------------------------------------------------------------



Declaración de responsabilidad: Las ideas y opiniones expresadas en este artículo reflejan la opinión exclusiva del autor elaboradas y basadas en el ambiente académico de libertad de expresión de la Universidad del Aire. Por ningún motivo reflejan la posición oficial del Gobierno de los Estados Unidos de América o sus dependencias, el Departamento de Defensa, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos o la Universidad del Aire. El contenido de este artículo ha sido revisado en cuanto a su seguridad y directriz y ha sido aprobado para la difusión pública según lo estipulado en la directiva AFI 35-101 de la Fuerza Aérea.



http://www.airpower.au.af.mil/apjinternational/apj-s/2010/1tri10/jogerst.html

jueves, 21 de abril de 2011

RESEÑA HISTORICA DEL PARACAIDISMO MILITAR EN HONDURAS.



Recopilacion historica por el Capitan de Reseva Dennis Luque Sandoval del Ejercito de Honduras.

El paracaidismo en el Ejercito de Honduras se inicia con la graduación de los Subtenientes de Infantería Rolando Mejia Garrigo, Daniel Bali Castillo y Leonel Gutiérrez Minera en la Escuela de Paracaidismo del Ejercito de Guatemala en el año de 1964.

En el Año de 1965 se gradúan en Fort Sherman, zona del canal en Panamá El Teniente de Infantería Rigoberto Regalado Lara y el Sgto. Jorge Espinal quienes terminaron los cursos Basicos de Paracaidismo y de empacadotes (RIGGER).

A su regreso el Teniente Regalado Lara Trajo un paracaídas tipo (TU) para salto libre, con este equipo realizo varios saltos, con lo que también nace el paracaidismo de salto libre en las Fuerzas Armadas de Honduras.

En el año de 1966, el Teniente Rigoberto Regalado Lara inicia el entrenamiento del primer curso de paracaidismo en la Fuerza Aérea Hondureña, para lo cual fueron utilizadas las instalaciones de la Escuela de Paracaidismo en la Fuerza Aérea Salvadoreña, de este curso egresaron veinticinco (25) paracaidista y en esta ocasión fue diseñada la insignia de los paracaidistas Hondureños.

En 1972, El Capitán Rigoberto Regalado Lara, llevo a cabo un segundo curso de paracaidismo, para ello construyo unas instalaciones improvisadas en la base de la primera Brigada de Infantería en la aldea de las Tapias F.M. en este curso se graduaron treinta (30) paracaidistas.

En el año de 1973, viajo un grupo de efectivos del agrupamiento Táctico Especial (2do. BIAT) a la Escuela de paracaidismo de la Guardia Nacional de Panamá, a sacar el curso Básico de Paracaidismo Militar y el de Maestro de salto, graduándose cuatro (04) maestros de salto, entre ellos el Tte. Jorge Alberto Puerto Martínez quien iba al mando del grupo.

El 22 de Agosto de 1974, fue inaugurada la Escuela de paracaidismo de las Fuerzas Armadas de Honduras, la que fue construida con el apoyo del grupo militar del ejercito de los Estados Unidos de Norte América.

El Primer curso Básico, fue impartido por un grupo de instructores norteamericanos procedentes de Fort Sherman, Zona del Canal de Panamá, estos mismos instructores norteamericanos impartieron el curso de instructores escogiendo el personal de alumnos para este curso, del grupo de paracaidista que se habían graduado en el escuela de paracaidismo del “Fuerte Cimarrón” de la Guardia Nacional de Panamá.

La escuela comenzó a funcionar con los siguientes Oficiales:

1. Director Tte. Cnel. José Rosa Borjas
2. Sub Director Mayor Rigoberto Regalado Lara
3. Jefe Sec. Instrucción Tte. Jorge Alberto Puerto M.
4. Jefe Sec. Evaluación Stte. Francisco Javier Lima B.
5. Jefe Sec. De Servicios Stte. Roberto B. Estrada Borjas

Para el año de 1973, un grupo de instructores del Comando Sur impartieron el primer curso de salto libre, graduándose seis (06) paracaidismo Hondureño, ocupando el Primer lugar el Stte. De Infantería Francisco Javier Lima Bueso.

Actualmente en los registros de nuestra Escuela encontramos la siguiente información

Paracaidistas Graduados 18,925
Cursos Basicos Impartidos 168
Cursos de Refresco 25
Cursos de Salto de Emergencia 3
Cursos de Reparadores 3
Cursos de Instructores 16
Cursos de Empacadores 16
Cursos de Maestro o Jefes de Salto 21
Cursos de Salto Libre 3

miércoles, 20 de abril de 2011

NO LLORES, PATRIA......



Por: Cnel. (R) Ricardo Miro Valdes del Ejercito argentino.





Partieron vislumbrando la victoria

sobre la línea recta de sus miras

y cayeron, seguros de lograrlo

cuando la suerte más les sonreía.

La nieve les cuido las sangraduras

con un roce piadoso de caricias

y en las álgidas horas estrelladas

la Cruz del Sur signaba sus pupilas

En un sueño sin fin, duermen con ellos

la carta de la novia prometida,

un clavel bermellón en la chaqueta,

un gajo de laurel en la mochila....



¡No llores Patria, con dolor de madre

por tus hijos sepultos en las islas!...

ellos sembraron con su sangre mártir

simiente de valor para que vivas....

No sufras, Patria. Quienes no volvieron

están de centinelas a la vista

cuidando tus derechos para siempre

en la quietud glacial de sus garitas.....

Allá quedaron sin relevos, solos

esperando que vuelvas algún día,

tras el turno más largo de las guardias

tras la noche más cruel de las vigilias...



Allá te esperan dueños de la tierra,

en el menguado predio de las criptas

sepultados de pie como peleando

la batalla final que no termina...

Te esperan en el mar, en las rompientes,

en el aire que aun sus nombres grita....

Te esperan empotrados en la roca

en el yermo turbal de las Malvinas,

empuñando las armas que esgrimieron

con el fervor de la razón invicta....

No llores pues, la muerte de tus héroes

¡No se llora la gloria bien habida!...







Via SubTte. de reserva Mathias Kondert desde la Argentina en esclusiva para el "Foro Militar Hondureño y de L.A"

Sir Arthur Wellesley


Sir Arthur Wellesley .
Foto y retrato de la Galeria Nacional de Londres.



Duque Wellington, Marques de Douro, Principe de Waterloo, Duque de la ciudad de Rodrigo Grande de España, Caballero de la Jarretera, Caballero de San Patricio, Gran Cruz de la Orden del Baño, Gran Cruz de la Orden Güelfa, Consejero Privado, Caballero de la Real Sociedad Británica (Dublín, Irlanda, 1 de mayo de 1769 — 14 de septiembre de 1852), fue un militar irlandés, político y hombre de estado.

Wellesley está considerado como una de las principales figuras militares y políticas del siglo XIX. Procedente de familia noble (su padre fue el primer conde de Mornington y su hermano mayor, que heredaría el condado de su padre, crearía el marquesado de Wellesley). Dos de sus otros hermanos serían además Barones (Maryborough y Cowley). Habiéndosele asignado una insignia en el ejército británico, su destacada actuación en las Guerras Napoleónicas le valieron el rango de Mariscal de Campo.

Wellesley comandó a las fuerzas aliadas durante la Guerra de la Independencia, expulsando al ejército francés de España y llegando a invadir el sur de Francia. Victorioso y elevado a la condición de héroe en Inglaterra, fue obligado a regresar a Europa para mandar las fuerzas anglo-aliadas en la batalla de Waterloo, tras la cual Napoleón fue exiliado permanentemente a Santa Helena. Wellington es comparado frecuentemente con el primer Duque de Malborough, con el cual compartía muchas características, principalmente la transición a la vida política tras una exitosa carrera militar. Wellington fue primer ministro por el partido «tory» en dos ocasiones separadas, y fue una de las principales figuras de la Cámara de los Lores hasta su retiro en 1846.

El duque de Wellington está considerado como uno de los héroes más aclamados de la historia del Reino Unido y de la Historia del Mundo. Su fama iguala o incluso supera a figuras tan grandiosas como el vicealmirante Lord Horatio Nelson, Winston Churchill o el también mariscal de campo Bernard Montgomery. Su mansión londinense (Apsley House) está abierta al público como museo y exhibe los numerosos regalos que recopiló, obras de arte y objetos de lujo, obsequiados por varios gobiernos y casas reales.



Las Guerras Napoleonicas.

Fue entre 1808 y 1815 cuando Wellesley llevó a cabo las hazañas que le otorgaron un lugar en la historia. Desde 1789, Francia se había visto envuelta en la Revolución, y tras llegar al gobierno en 1799, Napoleón se había hecho de facto con el poder en Europa. El gobierno británico buscaba opciones para terminar con la amenaza de Napoleón, y Wellesley ayudó a obtenerlas.

En primer lugar, llegó como comandante en la expedición a Dinamarca en 1807, lo que pronto le promocionó a Teniente-General, siendo transferido a la guerra en la Península Ibérica, donde combatió junto con William Carr Beresford. Aunque esta guerra no iba demasiado bien, era el único lugar donde las fuerzas inglesas (y portuguesas) habían conseguido un frente en el territorio continental contra Francia y sus aliados (la desastrosa Expedición Walcheren fue una de las expediciones fallidas típicas de la época). Wellesley había enviado un memorándum a Lord Castlereagh sobre la defensa de Portugal, y Castlereagh le nombró jefe de la fuerza expedicionaria. Wellesley derrotó a los franceses en la batalla de Roliça y en la batalla de Vimeiro, en 1808.

La resultante Convención de Cintra, que estipulaba que el ejército británico transportaría al francés fuera de Lisboa con todo su equipamiento, fue muy controvertida, y Wellesley fue brevemente reclamado a Inglaterra. Mientras tanto, el mismo Napoleón había llegado a España con sus tropas de veteranos, y cuando el Comandante en Jefe, Sir John Moore, murió durante la batalla de La Coruña, Wellesley fue nombrado nuevo Comandante en Jefe de todas las fuerzas británicas en Portugal, volviendo a la Península en abril de 1809.

El 27 de julio de 1809 derrotó a uno de los ejércitos del rey José Bonaparte (el hermano mayor de Napoleón) en la batalla de Talavera. Por este éxito fue ascendido al status nobiliario con el título de Vizconde de Wellington, de Talavera y de Wellington en el Condado de Somerset. Cuando los franceses invadieron de nuevo Portugal en 1810, les detuvo en Buçaco, bloqueándoles posteriormente e impidiéndoles tomar la península de Lisboa gracias a sus magníficamente construidas líneas terrestres de defensa en Torres Vedras, junto con la protección marítima de la Armada Real Inglesa (la incruenta batalla de Lisboa). Las apabulladas y hambrientas fuerzas francesas de invasión se retiraron tras seis meses, tras lo cual Wellesley expulsó definitivamente a Francia de Portugal en 1811, luchando en las batallas de Fuentes de Oñoro y La Albuera. En mayo de 1811 fue ascendido a General por sus servicios en Portugal.

Ya dentro de España, volvió a derrotar a los franceses en la batalla de los Arapiles, llegando a Madrid en 1812.

Sobre esta época se le hizo conde de Wellington. El contraataque francés colocó a las fuerzas inglesas en una situación precaria, pero Lord Wellington tomó el mando de todas las fuerzas aliadas en España, al tiempo que era nombrado marqués de Wellington el 3 de octubre. Sacando ventaja de la retirada de gran parte del ejército francés para participar en la desastrosa campaña rusa de Napoleón, Wellington tomó la ofensiva en 1813, culminando ésta en la batalla de Vitoria, que expulsó al enemigo de vuelta a Francia, acción por la que fue ascendido a Mariscal de Campo. En Vitoria se aprehendieron importantes cuadros que José Bonaparte quería sacar del país; Wellington se los quedaría con la aprobación del nuevo rey Fernando VII y actualmente se conservan en su mansión de Londres, Apsley House.

Después, Wellington invadió Francia, aunque fue derrotado por las fuerzas francesas en Tolosa. Poco después de esta batalla, Napoleón fue exiliado a Elba en 1814.

Aclamado como héroe y conquistador, Wellesley fue hecho Duque de Wellington, título que aún ostentan sus descendientes. Fue nombrado embajador en la Francia de Luís XVIII y tomó el puesto de Lord Castlereagh como Primer Plenipotenciario en el Congreso de Viena, donde abogó con fuerza para permitir a Francia mantener su puesto en la balanza de poderes en Europa. El 2 de enero de 1815, su título de Caballero del Baño se convirtió en el de Caballero de la Gran Cruz debido a la expansión de dicha orden.

El 26 de febrero de 1815, Napoleón abandonó su exilio en Elba para regresar a Francia, retomando el control del país en mayo. Wellington encabezó entonces la reforma de la alianza contra él. Dejó Viena para comandar las fuerzas aliadas en la campaña de Waterloo, situándose en Bélgica junto con las tropas prusianas de Gebhard Leberecht von Blücher y luchando primero en la batalla de Quatre Bras, para volver cuatro días más tarde a enfrentarse a Napoleón en la batalla de Waterloo, donde éste fue definitivamente derrotado, abdicando de nuevo el 22 de junio y siendo deportado posteriormente a la lejana isla de Santa Helena.

lunes, 18 de abril de 2011

Algunos estudiosos y definiciones sobre la Geopolítica.



Carl Ritter

Geógrafo alemán que estudió la correlación entre los fenómenos físicos y humanos, en donde la conformación geográfica, la vegetación y las condiciones climáticas determinan el destino de los pueblos, ocasionando que algunos dominaran a otros. Consideraba que una civilización, entre más progreso presentaba, era menor la dependencia de la naturaleza.



Alexander Von Humboldt

Naturalista y geógrafo. Entre 1799 y 1804 recorrió México y América del Sur, elaborando el Ensayo Político sobre el Reino de la Nueva España, obra en la que publica cartas geográficas y los perfiles del suelo. Uno de sus propósitos consistió en ubicar el mejor sitio, desde el punto de vista geográfico, para planificar un paso en los océanos Atlántico y Pacífico. En su obra se analizan los hechos geográficos y naturales y su vinculación con la vida humana.



Friederich Ratzel

Geógrafo y antropólogo Alemán. Es considerado el precursor y fundador de la Geopolítica Alemana. Como profesor de geografía y antropología, sistematizó el concepto de la ubicación del hombre en el ámbito en el que se desenvuelve. En sus estudios se destaca el valor y el sentido del Estado y las interacciones del hombre y su suelo. Sus obras alcanzan gran difusión y sentaron las bases de la Geopolítica al describir al Estado como un organismo territorial. Autor del concepto LEBENSRAUM o el espacio vital que requería el pueblo alemán para su crecimiento. Fue el creador del Instituto de Geopolítica de Dresden.



Karl Haushofer

Doctor en Geografía, Geología e Historia por la Universidad de Munich, de la que también fue catedrático de Geografía de 1921 a 1939. Como militar logró obtener el grado de General, realizándose del servicio activo en 1919. Dio nuevas formas a las ideas del espacio (Lebensraum) de Ratzel y otras explicaciones a las tesis de MacKinder. De Rudolf Kjellen le imprimió un sentido más dinámico a las ideas de suelo y sangre; territorio y raza.



Halford John MacKinder.

Poseedor de una amplia perspectiva Geopolítica. Sus conceptos han sido el eje de la teoría Geopolítica; la teoría del Corazón Continental (Heartland) ha sido el punto de partida de casi todos los debates sobre el tema. Cabe mencionar que es el modelo más conocido, incluso tuvo el reconocimiento de Haushofer.



Definiciones

Karl Ritter

"Geopolítica es la ciencia que, considerando a la Geografía como ciencia del globo viviente, estudia los aspectos morales y materiales del mundo, para prever y orientar el desarrollo de las naciones, en el que influyen profundamente los factores geográficos"



Friedrich Ratzel

"La Geopolítica es la ciencia que establece que las características y condiciones geográficas y, muy especialmente, los grandes espacios, desempeñan un papel decisivo en la vida de los Estados y que el individuo y la sociedad humana dependen del suelo en que viven, estando su destino determinado por las leyes de la Geografía. Proporciona al conductor político el sentido geográfico necesario para gobernar"



Jorge Atencio

"Geopolítica es la ciencia que estudia la influencia de los factores geográficos en la vida y evolución de los Estados, a fin de ex traer conclusiones de carácter político. Guía al estadista en la conducción de la política interna y externa del Estado y orienta al militar en la preparación de la Defensa Nacional y en la conducción estratégica; al facilitar la previsión del futuro, mediante la consideración de la relativa permanencia de la realidad geográfica, les permite deducir la forma concordante con esta realidad en que se pueden alcanzar los objetivos y en consecuencia, las medidas de conducción política o estratégica convenientes"



Jaime Vicens Vives

"Geopolítica es la doctrina del espacio vital. Resume los resultados de la Geografía Histórica y de la Geografía Política en una síntesis explicativa, que intenta aplicar a la consideración de los sucesos políticos y diplomáticos contemporáneos. No pertenece propiamente a la ciencia geográfica".



Augusto Pinochet Ugarte.

"La Geopolítica es una rama de las ciencias políticas que, basada en los conocimientos geográficos, históricos, sociológicos, económicos, estratégicos y políticos; pasados y presentes, estudia en conjunto la vida y desarrollo de una masa humana organizada en un espacio terrestre, analizando sus múltiples y recíprocas influencias (sangre suelo) para deducir sus objetivos y estudiar sus proyecciones, con el fin de lograr en el futuro un mayor bienestar y felicidad en el pueblo" .



Halford J. Mackinder

"La Geopolítica estudia los hechos políticos, considerando al mundo como una unidad cerrada, en la que tienen repercusión según la importancia de los Estados. En este sentido, los factores geográficos principalmente la situación, tienen gran importancia y deben ser tenidos en cuenta para orientar la política exterior".



Alberto Escalona Ramos

"La Geopolítica es la ciencia y arte o técnica de la aplicación del conocimiento de los factores geográficos, políticos e históricos, en acción recíproca y conjunta, para el dominio político del espacio (con todo lo que tal dominio implique en lo económico, social y cultural), previendo y aprovechando, como es propio de toda ciencia y técnica, las desigualdades de efectos que éste pueda causar debido a la desigualdad de acción de cada una y de todas estas causas juntas"

IDENTIFIQUE UN OPERATIVO POLICIAL FALSO.






Por el Capitan de Reserva: Dennis Luque Sandoval.


Como identificar un operativo policial falso:

1) Identifique: Patrullas o motos con logotipos de la Policia Nacional aunque si no los hay no quiere decir que no es un operativo policial verdadero, pero si las ve, esto le dara tranquilidad, no se confie por los conos anaranjados estos son comerciales y se venden en cualquier tienda por departamentos. haga esto mientras maneja con precaucion y cuidado, si identifico que son policias reales ponga las intermitentes.



2) Tipo de armas: La policia en Honduras usa armas color negro, cualquier cosa que se vea de madera o madera pintada de negro es un indicio.



3) Obeserve: Como visten el uniforme, generalmente al policia se le disciplina en el uso correcto del uniforme por ejemplo: la gorra mal puesta o al estilo chavo, pantalon afuera de las botas, uniformes con ausencia total de parchos, logos etc. o cualquier cosa que no le parezca normal a como usted ha visto generalmente a un policia es un indicio.



4) Si es requerido: deje un espacio para el carro hacia el frente para en caso de que necesite huir del lugar si se dio cuenta que son delincuentes los que tienen montado el operativo. si le piden bajarse del vehiculo pida la placa al policia, su deber es portarla asi como su fichero con el apellido y pida hablar con el oficial encargado.



5) Si es retenido(ud nos va a acompañar a la posta) por policias verdaderos y ud piensa que es injusto, comunique a algun familiar o amigo inmediatamente, pregunte hacia donde lo llevan, nunca oponga resistencia si ya se bajo del carro, guarde la calma y dialogue tranquilamente, si es golpeado injustamente denuncie a la fiscalia, siempre comunique a su familiar o amigo el numero de patrulla o moto que se encuentra en el operativo, sea observador de cualquier detalle importante y comuniquelo.



6) Use el sentido comun en toda situacion y en todo momento



Espero que estos consejos les sirvan de mucho, tristemente dos compañeros mios fueron asesinados por falsos policias en la carretera que conduce a cortes y ese dia habian bastantes operativos en la ciudad por lo que se confiaron y fueron sorprendidos.

domingo, 17 de abril de 2011

General George S. Pattton.



George Smith Patton, Jr. (California, Estados Unidos, 11 de noviembre de 1885 – Heidelberg, Alemania, 21 de diciembre de 1945), general del Ejército de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. En su carrera, que duró 36 años, fue de los primeros en abogar por los carros blindados, comandando importantes unidades de ellos en el norte de África, en la invasión de Sicilia y en el escenario de operaciones europeas. Fue uno de los generales más temidos por los alemanes en la segunda guerra mundial.


Pese a que muchos han visto a Patton como a un guerrero puro y feroz, lo que le ganó el sobrenombre de general "Sangre y Agallas", la historia nos ha dejado la imagen de un brillante pero solitario líder militar salpicado por insubordinaciones, transgresiones y periodos de cierta inestabilidad emocional.


Inicios de su carrera militar:

Durante la campaña en la frontera de México de 1916, mientras estaba al servicio del 13° Regimiento de caballería en Texas, acompañó al entonces general de brigada John J. Pershing como ayudante durante la expedición punitiva en territorio mexicano en persecución de Pancho Villa. Durante este servicio, Patton, acompañado de diez soldados del 6° Regimiento de infantería, acabó con la vida del general Julio Cárdenas, comandante de la guardia personal de Villa. El éxito de Patton le brindó cierta notoriedad en los Estados Unidos.


Primera Guerra Mundial:

Al entrar los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, el general Pershing ascendió a Patton a capitán. Estando en Francia, Patton solicitó que se le diera el mando de una unidad de combate, y Pershing le asignó el mando de una unidad del recién creado Tank Corps estadounidense. Estuvo presente en la batalla de Cambrai, la primera batalla en la que los tanques fueron usados como una fuerza significativa. Por sus éxitos (y por la organización de una escuela de entrenamiento para tanques estadounidenses en Langres, Francia), Patton fue ascendido dos veces hasta el rango de teniente coronel, y se le puso al mando del Tank Corps, que era parte de la "Fuerza Expedicionaria Estadounidense". Tomó parte en la ofensiva de St. Mihiel en septiembre de 1918 y resultó herido por fuego de ametralladora mientras ayudaba a un tanque que estaba atascado en el barro.


Por sus servicios en las operaciones de Meuse-Argonne, Patton recibió el Corazón Púrpura, la Cruz por Servicio Distinguido, y fue ascendido a coronel. Mientras Patton se recuperaba de sus heridas, finalizaron las hostilidades.


El período entre guerras:

Mientras estaba de servicio en Washington, D.C. en 1919, Patton conoció y trabó gran amistad con Dwight D. Eisenhower, que desempeñaría un papel enorme en la futura carrera militar de Patton. A principios de los años 20, Patton solicitó al Congreso fondos apropiados para una fuerza blindada, pero no tuvo éxito. Patton escribió también artículos profesionales sobre tanques y tácticas con vehículos blindados, sugiriendo nuevos métodos para usar estas armas. También continuó trabajando en la mejora de los carros de combate, con innovaciones en la comunicación por radio y en sus carrocerías.


Pese a todo, y por el poco dinero invertido en innovaciones en tiempos de paz, Patton finalmente volvió al cuerpo de caballería (todavía una fuerza montada a caballo) para avanzar en su carrera.

En julio de 1932, Patton sirvió bajo las órdenes del general Douglas MacArthur, como mayor, para dispersar a los veteranos que protestaban en Washington DC, conocidos como el "Bonus Army".


Patton sirvió en Hawaii antes de volver a Washington para pedir una vez más al Congreso fondos para unidades blindadas. A finales de los años 30, se le asignó el mando de Fort Myer, en Virginia. Poco después de los ataques de la blitzkrieg alemana en Europa, Patton pudo convencer finalmente al Congreso de la necesidad de divisiones blindadas. Tras su aprobación, Patton fue ascendido a general de brigada y puesto al mando de la brigada blindada. Esta brigada creció hasta convertirse en la II División blindada, y Patton fue ascendido a general de división.


Segunda Guerra Mundial:

Durante los preparativos del ejército estadounidense previos a su entrada en la Segunda Guerra Mundial, Patton estableció el Centro de Entrenamiento en Desierto Indio, California. También comandó uno de los dos ejércitos de entrenamiento en las maniobras de Louisiana de 1941. Fort Benning, en Georgia, es famoso por la presencia del general Patton.


Campaña del Norte de África

En 1942, el mayor general Patton mandó el I Cuerpo Blindado del ejército estadounidense, que atracó en la costa de Marruecos durante la Operación Torch. Patton y su equipo llegaron a Marruecos a bordo del crucero pesado USS Augusta (CA-31), que fue atacado por el barco francés Jean Bart a su entrada al puerto de Casablanca.

Tras la derrota del ejército estadounidense a manos del Afrika Korps alemán en la batalla del paso de Kasserine en 1943, Patton fue ascendido a teniente general y puesto al mando del II Cuerpo del Ejército estadounidense. Pese a ser duro en los entrenamientos, era considerado generalmente como un hombre justo y muy querido entre sus tropas.


La disciplina dio sus frutos cuando, en marzo, la contraofensiva empujaba a los alemanes hacia el este mientras el VIII Ejército británico, comandado por Bernard Montgomery, los empujaba hacia el oeste desde Egipto, expulsando con éxito a los alemanes del norte de África. Patton nunca congenió con Montgomery, a quien consideraba pusilánime ("pretende adaptar la realidad a sus planes, cuando lo que hay que hacer es adaptar los planes a la realidad"), y se estableció entre ellos una dura rivalidad por la fama y la conquista en los escenarios europeos.


La campaña italiana

Como resultado de sus éxitos en el norte de África, a Patton le fue dado el mando del VII Ejército estadounidense que estaba preparándose para la invasión de Sicilia en 1943. Su labor era la de liberar la parte occidental de la isla mientras el VIII Ejército británico del general Montgomery debía liberar la oriental.

Decidido a impedir que su rival Montgomery se llevara la gloria, Patton avanzó rápidamente sobre el oeste siciliano, liberando Palermo para posteriormente tomar el este hasta Messina, siempre por delante de Montgomery.

Los enardecidos discursos de Patton fueron sus principales enemigos propios por la relevancia y consecuencias que generaban en el escenario bélico.


Estos discursos dieron lugar a una gran controversia cuando se afirmó que uno de ellos inspiró la masacre de Biscari, en la que tropas estadounidenses asesinaron a sesenta y seis prisioneros de guerra. La carrera militar de Patton estuvo a punto de acabar en agosto de 1943 si no hubiese sido por la intervención del general Bradley, amigo de Patton, y su influencia en el también amigo suyo, Eisenhower. Patton además abofeteó a unos soldados que padecían de fatiga de combate y cuando los actos de Patton se hicieron públicos, muchas voces pidieron su dimisión o expulsión del ejército.


Patton fue relevado del mando del VII Ejército justo antes de sus operaciones en Italia.

Sin embargo, pese a que Patton fue relevado temporalmente de su cargo, su prolongada estancia en Sicilia fue interpretada por los alemanes como un indicativo de una inmediata invasión del sur de Francia, y posteriormente, su estancia en El Cairo fue interpretada como la señal de una futura invasión a través de los Balcanes. El temor al general Patton ayudó a mantener ocupadas a muchas tropas alemanas, y sería un factor muy importante en los siguientes meses, gracias a que fue usado como señuelo por los Aliados.


Normandía

En el período que desembocó en el desembarco de Normandía, Patton dio numerosos discursos como comandante del ficticio primer grupo militar estadounidense (FUSAG), que supuestamente pretendía invadir Francia a través de Calais. Esto formaba parte de una sofisticada campaña aliada de engaño militar, la Operación Fortitude: el FUSAG tan sólo disponía de barracones vacíos y carros de combate y cañones hinchables para engañar a los aviones de observación de la Luftwaffe y algunos locutores que emitían falsas comunicaciones de radio para que las captase el enemigo.

Un mes después de la invasión de Normandía, Patton fue puesto al mando del III Ejército Estadounidense, situado al oeste de las fuerzas aliadas de tierra.


Guió a su ejército durante la Operación Cobra y se desplazó al sur y al este, ayudando a atrapar a cientos de miles de soldados alemanes en la bolsa de Chambois, cerca de Falaise. Patton usó tácticas propias de la Blitzkrieg contra los mismos alemanes, cubriendo 900 km en sólo dos semanas. Las fuerzas de Patton liberaron gran parte del sur de Francia y envolvieron París mientras el general francés Philippe Leclerc de Hauteclocque (Leclerc), contra el criterio de Patton y Eisenhower, ayudaba a los insurgentes que luchaban en el interior de la ciudad, hasta finalmente liberarla.


Lorena

Sin embargo, la ofensiva de Patton se detuvo bruscamente el 31 de agosto de 1944, cuando sus tropas se quedaron sin combustible a las afueras de Metz (según el propio Patton fue una conspiración para favorecer a Montgomery). El tiempo necesario para conseguir el combustible fue suficiente para que los alemanes se hicieran fuertes en la fortaleza de Metz. Durante los meses de octubre y noviembre, el III Ejército estaba prácticamente en un punto muerto frente a los alemanes, infligiéndose mutuamente numerosas bajas. Pese a todo, el 23 de noviembre Metz se rindió a los estadounidenses, la primera vez que una ciudad se rendía desde la Guerra Franco-Prusiana.


Ofensiva de las Ardenas:

A finales de 1944, el ejército alemán inició una ofensiva desesperada a través de Bélgica, Luxemburgo y el noreste de Francia. La ofensiva de las Ardenas fue la última gran ofensiva del ejército alemán en la Segunda Guerra Mundial. El 16 de diciembre de 1944, la Wehrmacht lanzó a 29 divisiones (en total unos 250.000 hombres) hacia un punto débil en las líneas aliadas y se dirigió de forma masiva hacia el río Mosa durante uno de los peores inviernos en Europa en muchos años.


Sin consultar antes con Eisenhower y el Alto Mando Aliado, Patton dirigió repentinamente al III Ejército hacia el norte (un considerable éxito táctico y logístico), desocupando el frente para aliviar a la rodeada y sitiada 101ª División Aerotransportada, atrapada en Bastogne. Para muchos historiadores esta fue la más brillante maniobra de Patton en la guerra, al vencer las dificultades logísticas que supone girar el eje de avance de varios Cuerpos de ejército enteros. Cabe nombrar la condecoración que fue impuesta al Coronel James O'Neill, reverendo de la unidad, por parte de Patton, del cual recibió el encargo de escribir una oración en la que pedía a Dios al menos 24 horas de condiciones atmosféricas propicias para el desarrollo de las operaciones aéreas de apoyo.


Para febrero, las tropas alemanas estaban nuevamente en retirada y Patton se desplazó hasta la cuenca del Sarre en Alemania. Patton planeaba tomar Praga, pero el mando aliado decidió detener el avance estadounidense. Sin embargo, sus tropas liberaron Pilsen (6 de mayo de 1945) y la mayor parte del oeste de Bohemia, en la que fue una de las últimas acciones bélicas de Patton.


Durante una de las celebraciones a raíz de la victoria con oficialidad rusa, Patton hizo un encendido discurso de velado carácter anticomunista, lo que tuvo como consecuencia, si no directamente, el comienzo de la guerra fría con los rusos, sus aliados en la II Guerra Mundial. Discretamente Patton fue relevado del escenario político.


Tras la rendición alemana

Tras la victoria en Europa, Patton se sintió decepcionado ante la negativa del ejército de darle otro mando de combate en el Pacífico. Descontento con su papel como gobernador militar de Baviera y deprimido por su convicción de que nunca volvería a participar en una guerra, el comportamiento de Patton se volvió cada vez más errático.


Carlo D'Este, en Patton: Un Genio para la Guerra, afirma que “parece prácticamente inevitable… que Patton experimentara algún tipo de daño cerebral tras tantas heridas en la cabeza” por una vida llena de accidentes relacionados con caballos o vehículos, especialmente uno sufrido jugando al polo en 1936.


Sea cual fuera la causa, Patton volvió a encontrarse con problemas frente a sus superiores y a la población estadounidense cuando, hablando a un grupo de reporteros, comparó a los nazis con los perdedores de las elecciones estadounidenses. Patton fue relevado pronto del mando del III Ejército y transferido al XV Ejército, una unidad de oficina que preparaba una historia de la guerra.


Triste y planteándose abandonar el ejército, el general Patton asumió el XV Ejército en octubre de 1945. Pero el 9 de diciembre de 1945 sufrió gravísimas lesiones en un accidente de coche. Falleció el 21 de diciembre de 1945, siendo enterrado con honores en el cementerio de guerra estadounidense de Hamm, en Luxemburgo. Patton fue sin duda uno de los grandes genios militares de los EE.UU, así como uno de los más controvertidos por sus palabras. Muchos de sus dichos, sobre todo en contra del comunismo, condicionaron acciones y respuestas indeseadas de parte de la Unión Soviética.


Personalidad:

Patton fue un militar considerado genio en tácticas y al que más temieron los nazis; no obstante su fuerte personalidad unida a desatinados comentarios lo hicieron perder su meta de ser considerado como el militar más logrado de los Estados Unidos.


Patton se hizo asimismo de una personalidad endurecida en el rigor castrense, la cual era carismática, arriesgada, voluntariosa y valiente; su mayor enemigo fue su volatilidad y falta de tacto en las relaciones interpersonales.

Patton desde pequeño sufrió por su dislexia que lo derivó a optar por la aptitudes físicas en vez de las académicas, cultivó la construcción de una imagen ideal del soldado americano, alimentaba además el ego propio buscando permanentemente el reconocimiento personal, desarrollando competitividad y la superación personal, llegó a ser quinto en la Olimpiada de Estocolmo de 1912 en pentathlon y además fue muy buen tirador de pistola y sobresalió en natación.

Patton, igual que muchos otros miembros de su familia, a menudo afirmaba haber tenido visiones vívidas de sus ancestros. Creía firmemente en la reencarnación, y muchas pruebas anecdóticas indican que creía ser la reencarnación del general cartaginés Aníbal, de un legionario romano, de un comandante de campo de Napoleón y otras figuras militares históricas; esto era común en las figuras militares predominantes.



Durante la guerra Patton trataba de infundir en sus soldados el respeto de su figura por el temor y buscaba le idolatraran de forma permanente. Odiaba al soldado cobarde y se mostraba muy complaciente con aquellos que se destacaban en acción.



Patton además odiaba las bromas y carecía del sentido del humor que destacaba a Eisenhower, por lo que cuando se arriesgaba a decir algo en tono jocoso o irónico, el efecto que conseguía era de antipatía.

Patton exhibió en ciertas ocasiones rasgos racistas al desestimar la capacidad de combate de los soldados afroamericanos que tuvo bajo su mando; aunque estos demostraron en varias ocasiones su valer en combate.

Mientras visitaba hospitales en Italia y alababa a los soldados heridos, abofeteó y humilló verbalmente a los soldados Paul G. Bennet y Charles H. Kuhl, convencido de que estaban exhibiendo un comportamiento cobarde. Los soldados padecían diferentes formas de fatiga de combate, y no tenían heridas visibles (aunque posteriormente se descubrió que uno de ellos sufría de disentería). A causa de esta acción, Patton fue alejado de la opinión pública durante algún tiempo y se le ordenó secretamente que se disculpara ante los soldados.



Irónicamente, muchos psiquiatras modernos que han examinado estos incidentes aseguran que el mismo Patton podría haber sufrido de fatiga de combate. No obstante, los soldados a pesar de que lo detestaban por la estricta aplicación de la disciplina en la pulcritud personal, preferían estar bajo su mando que bajo otro, pues lo consideraban su mejor opción de salir vivos del escenario bélico.



Frases célebres

"El valor es aguantar el miedo un minuto más."

"El objetivo de la guerra no es morir por tu país, sino hacer que otro bastardo muera por el suyo."

"Es una tontería y un error llorar a los hombres que han muerto. En su lugar, deberíamos agradecer a Dios que ellos hayan vivido."

"Que Dios se apiade de mis enemigos porque yo no lo haré."

"El miedo mata a más personas que las guerras."

"Si un hombre hace todo lo que puede, ¿qué más se le puede pedir?"

"No mido el éxito de un hombre por lo alto que llega, sino por lo alto que rebota cuando toca fondo."

"El patriotismo en el campo de batalla consiste en conseguir que algún desgraciado muera por su país antes de que él consiga que tú mueras por el tuyo."

"Denme 100.000 soldados y me paseo por Europa."

"No quiero oír ningún mensaje diciendo “estoy manteniendo mi posición”. No estamos manteniendo nada. Que lo mantengan los alemanes."

"Los aliados lucharon contra el enemigo equivocado