Páginas vistas en total

sábado, 4 de agosto de 2012

ORIGEN DEL AVION CAZA F-86EM SABRE DE LA FUERZA AÉREA HONDUREÑA.

( Foto coleccion de J. Basset, tomada y recopilada de los archivos históricos de la FAH).



Por: Paulo Araya Curuchet y Carlos Fernando Rosales Elvir.




Así llega el año 76, la FAHestá envuelta una costosa carrera armamentística con El Salvador, buscando superar en calidad y cantidad al rival. En este contexto la FAH adquiere una partida de F-86E, los que permiten alcanzar un poder aéreo planificado suficiente para satisfacer sus necesidades de defensa por los próximos 10 a 15 años.



En particular adquiere los F-86E(M) a Yugoslavia y que estarían estacionados en la Base Aérea Coronel Armando Escalón Espinal (AEE) en la ciudad de San Pedro de Sula, al norte del país, que se ha convertido la cuna del “Primer Grupo de Combate” con aviones a reacción de la FAH.(1) desde la llegada de los T-33 y F-86 K, los primeros reactores de combate con que dispone la institución.



En el contexto del plan defensivo hondureño, los F-86 E(M) se desempeñarían como caza-interceptores de corto y mediano alcance ya podían llevar tanques auxiliares, mientras que los F-86 K ,llegados en 1972 desde Venezuela, sería interceptores de todo tiempo y los Super Mystere, comprados a Israel, se usarían en misiones de largo alcance.



Su arribo pese a ser un salto cualitativo respecto a los medios de combate, acarrea problemas de mantención, esto debido a la cantidad de horas de vuelo que traían consigo. Así en los aviones se detectan sucesivas fallas en sus sistemas, siendo una pesadilla para los grupos de mantenimiento mantenerlos en vuelo. Es de suma sensibilidad las fallas en los asientos eyectores, pues en 2 accidentes con los Sabres estos fallaron, afortunadamente los pilotos logran salvar sus vidas.



Las fallas y complejidad de mantener se debían principalmente a que la FAH ya era el cuarto usuario de estos aviones, los que por sus horas de vuelo estaban cerca del fin de su vida útil como armas de guerra, sin embargo volarían casi a diario por los próximos 10 años, hasta que finalmente serían dados de baja en 1986. En este lapsus de tiempo los equipos de mecánicos y personal de logística de la FAH logran exprimir sus habilidades al límite, manteniendo en vuelo a los Sabres no solo cumpliendo con su deber militar, sino también demostrando su propia capacidad, profesionalismo y devoción al Servicio.



Coroneles FAH Jose Israel Navarro y José San Martín junto al Mayor John Lamb y Capitán Blake Thomas de la USAF. (Colección, propiedad y cortesia del Coronel F.A.H ( R) José Alfredo San Martín).