Páginas vistas en total

martes, 1 de mayo de 2012

La seguridad, ¿un negocio?.

       28 abril, 2012



Por: J.Wilfredo Sánchez V.

General (r) y abogado

   Debemos entender por seguridad el estado de confianza de la población, ante la ausencia de temor por amenazas a la vida, bienes y la satisfacción de los demás derechos básicos, esta, es una función del Estado, necesaria para mantener un clima de paz, optimismo y solidaridad para el desarrollo de la nación, procurando el bienestar y seguridad, ambas funciones son concomitantes, cuanto sea el desarrollo nacional, se tendrán los recursos para el bienestar de la sociedad y por ende al estar satisfechas sus necesidades básicas, será la consecuente seguridad. Sin desarrollo no hay seguridad, la inseguridad atenta contra la posibilidad de alcanzar el desarrollo.


El Estado cuenta con los recursos humanos, materiales y espirituales para satisfacer las necesidades básicas de su pueblo y propiciar el desarrollo integral, asegurando así la satisfacción de los objetivos nacionales.

Frecuentemente, el Estado en su accionar, se ve interferido por intereses contrapuestos, ya sea en el ámbito interno o externo, los cuales provocan conflictos que pertenecen a cualquiera de los dominios: políticos, económicos, sicosociales y aún en el campo militar, pero son solucionados por medios pacíficos, la guerra deviene cuando la política falla y el conflicto sobrepasa estas capacidades, pero es la ultima ratio.

Estos conflictos, en cualquiera de los campos en que se originen, tienen influencias en los demás, así, un conflicto económico, tiene influencia en el campo político y sicosocial, una provocación política, acarrea efectos en los campos económico y social, etc.

La seguridad, entendida esta como la sensación de tranquilidad de que la vida y recursos de los ciudadanos están a buen resguardo ante los atentados ya sean en el campo jurídico o en la persona y sus bienes.

El Estado cuenta para satisfacer estas responsabilidades con sus tres órganos esenciales en que el pueblo deposita su voluntad soberana. El Congreso legislando adecuada, el ejecutivo disponiendo de los recursos de la nación con sabiduría, eficiencia y honestidad y el órgano judicial sancionando las violaciones a la bienes jurídicos protegidos.

Para la seguridad física, el Estado cuenta para cumplirla tanto en el campo interno como externo, en el ámbito terrestre, aéreo y marítimo, con la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas.

Las Fuerzas Armadas, además de su misión primaria de resguardar la seguridad contra los agresiones externas, tiene misiones secundarias y de cooperación, que cumple en casos específicos, puntuales y por cortos períodos, para no distraerlas de su misión esencial de    Las Fuerzas Armadas también tienen como misión el resguardo de la seguridad interna, en los casos en que la alteración del orden rebasa las capacidades de la Policía, pero las Fuerzas Armadas intervienen como fuerza militar, con su doctrina, estrategias, tácticas y armas típicas, como en casos de fuerzas subversivas, para lo cual, están entrenadas y son sus misiones naturales, pero es desperdicio de recursos darles misiones de policía, es pobre el desempeño eficiente de una dotación de tanque, de una pieza de artillería, de un equipo de antitanques o morteristas, patrullando calles en misiones de la Policía, además que están perdiendo su tiempo que deberían estar entrenándose para el desempeño eficiente con su arma, se ha dado el caso de pilotos patrullando una colonia.


Estas son misiones descabelladas que solo a quien tenga la intención de debilitar o destruir a las Fuerzas Armadas con aviesos propósitos se le puede ocurrir, ya en la operación “Honduras Segura” se sufrieron nefastas experiencias por los graves daños ocasionados al equipo y en la moral del personal.

Si a esto le agregamos la intención de disminuir la capacidad de la Fuerza Aérea quitándole el espacio de la Academia Militar de Aviación con el pretendido propósito de construir una terminal civil en el espacio que ocupa dicha academia en Palmerola, la capacidad de defensa de Honduras está entrando en colapso.

La defensa y seguridad de Honduras son responsabilidad del gobierno del Estado, las Fuerzas Armadas y la Policía son sus instrumentos de ejecución, estas son misiones para garantizar la existencia del Estado y sus ciudadanos, jamás se considera un negocio de propiedad privada, sino que pertenecen al pueblo, la actividad policial no es un negocio de propiedad de la Policía, como lo considera un comisionado general (no me acuerdo su nombre) de la policía, como lo manifestó en una publicación en La Tribuna el 18 de Abril.

La Policía debe buscar sus falencias y con responsabilidad y decencia buscar sus remedios, buscar sus causas en su propia conducta y rectificar para hacerse dignos de su misión y merecer la confianza del pueblo, no buscar las causas afuera, como este señor señala a un partido político y a las Fuerzas Armadas como las responsable de sus problemas, no nos tire ese cieno en el cual usted se baña, comisionado.

Se proclama un político de izquierda, tanto un militar como un policía en activo sirve a todos, sin diferencias ni preferencias ni discriminaciones para nadie. Dice que un ochenta por ciento de la población confía en las Fuerzas Armadas, menos un veinte por ciento que son de la izquierda, si los de la izquierda no quieren a las Fuerzas Armadas (premisa mayor), usted no quiere a las Fuerzas Armadas (premisa menor), conclusión, usted es de izquierda; ello no es malo y se lo respeto, es su íntimo sentimiento político, pero no lo proclame estando en servicio, pida la baja y entonces milite con su pasión para bien del país.

Aleje preocupaciones, quizá es por los desvelos por el pavor que le causa que un día podría (dice usted) ir a parar a las cárceles de los Estados Unidos, lo que lo hacen delirar, pero las Fuerzas Armadas no quieren quitarle su “negocio”.


Articulo via Tte. Cnel Wilfredo Castro Oyuela del Ejercito de Honduras.





                                                                                                                                                              

No hay comentarios:

Publicar un comentario