Páginas vistas en total

lunes, 19 de septiembre de 2011

MES DE LA PATRIA.




Por el General Brigada (F.A.H) don Luis Javier Prince Suazo.

Nosotros pertenecemos a un pueblo triunfador, nunca derrotado, con el corazón palpitante y la sangre bullendo por nuestras venas, cual caudaloso rio que serpenteando baja de nuestras pintorescas montañas, e inunda nuestros frondosos valles; nunca pero nunca estaremos tristes o asustados, la prudencia y la humildad nos ennoblece como país democrático y libre, aunque unos pocos con su diatriba maquiavélica quieran confundir nuestros principios democrático y nuestra cultura de vida y no de muerte.

Cuidado pueblo catracho, que nuestros enemigos buscan cual chacal en el desierto, embobarnos con fútiles espejismos, que prometen y prometen cambios sociales que nos beneficiaran solo con chasquear los dedos, cual Aladino y su maravillosa lámpara; olvidándose que nosotros los hondureños no necesitamos falsos profetas, envilecidos por el oportunismo corrupto y la hipócrita mentira, para darnos cuenta de los problemas ingentes que atravesamos hoy en día.

No es incentivando la inestabilidad interna, el odio ente las clases sociales, ni la confrontación ideológica, la que nos sacara del subdesarrollo socio-político y económico en que estamos inmersos; debemos entender que el desarrollo de los pueblos comienza con una cultura de integración interna, orientada a identificar las necesidades simples y complejas que se presentan en el diario vivir; esa cultura de triunfadores, debe ser despertada por aquellos que tienen en sus manos la obligación de impartir el pan del saber previo consenso de toda la sociedad y abalado por los tres poderes del Estado.

No hablo aquí del adoctrinamiento actual con influencia externa, al que se han dedicado algunos malos hondureños que no dan clases y que tienen el descaro de exigir pago o reclamar derechos sin respetar ni cumplir su deber de enseñar y formar a los jóvenes con valores y respeto moral y ético al prójimo!!!!! ESO ES CORRUPCION DESCARADA¡¡¡¡; Se ufanan además de seguir a un grupúsculo de delincuentes revoltosos que disfrazados de estudiantes o campesinos, se toman escuelas, colegios y tierras ya trabajadas, expolian y atemorizan a los alumnos y a la población humilde, violentándole su derecho de libre circulación.

Hablo de una integración gradual de todos los sectores para darle respuesta a las aspiraciones de un pueblo cansado de ver que los aprendices de líderes no dan soluciones a los ingentes problemas: Sociales, económicos, de seguridad, ambientales y políticos; dicha integración debe enfrentar como un solo bloque los desequilibrios generados por la globalización imperante en todos los ámbitos, donde las trasnacionales humillan a las nacionales con su inmenso capital y recursos. Ojo que no me refiero a expropiar capital o bienes, sino que a buscar una solución de desarrollo sostenible que genere recursos económicos frescos, trabajo, equidad y bienestar social, que incentive la producción interna; sin hacer caso a los demagogos que solo buscan su beneficio.



Hacia allí debemos orientar nuestro esfuerzo, unidos bajo un solo ideal, ¡LA PATRIA GRANDE MORAZANICA¡ No la de los burócratas de cafetín disfrazados de revolucionarios, que quieren vestir al héroe centroamericano de guerrillero, arropando su inmortal figura con la bandera rojo y negro, símbolo de los crímenes revolucionarios del siglo pasado. Desconocen estos ¡PATRICIDAS¡, el espíritu democrático del héroe y su lucha libertadora de la esclavitud y el totalitarismo imperante en su época.

¡!!MORAZAN VIVE¡¡¡ Usurpadores de la verdad !!VIVE¡¡¡ En cada uno de los hondureños hay un soldado, que este mes de la patria engalanan sus casas y vehículos con la bandera nacional y que desfilaron orgullosos inundando las calles y avenidas de nuestra Honduras; con sus bandas, y alumnos de preescolar, escuelas, colegios y universidades; a pesar de las amenazas atemorizantes de paro y boicot que las mal llamadas resistencias populares hicieron circular.

Y que terminaron por fin dando el consabido mal ejemplo, mediante la violación de las leyes constituidas, la revuelta callejera, el daño o destrucción de la propiedad pública y privada y el fragrante irrespeto a nuestros símbolos patrios.

El pueblo se volcó a las calles, enarbolando la bandera de la libertad, la paz y la unión fraterna entre hermanos; dándole un rotundo NO a los detractores de la Patria.

!!! QUE VIVA HONDURAS, ONDEE EN EL ALTAR DE LA PATRIA LA BANDERA AZUL Y BLANCO CON SUS CINCO ESTRELLAS, CUSTODIADA POR SUS RESPETUOSOS HIJOS¡¡¡¡

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario