Páginas vistas en total

jueves, 7 de julio de 2011

Capitán de Fragata (post-mortem, Cruz al Heroico Valor en Combate) Pedro Edgardo Giachino.



El Capitán de Fragata (post-mortem, Cruz al Heroico Valor en Combate) Pedro Edgardo Giachino ( Mendoza, 28 de mayo de 1947- Puerto Argentino, 2 de abril 1982) fue un oficial de la Armada Argentina que se convirtió en el primer caído en combate durante la Guerra de las Malvinas.

Cuando comandaba una patrulla de Comandos anfibios que asediaba la casa del Gobernador Británico, resultó herido por un proyectil que le atravesó la arteria femoral y le provocó la muerte horas después, cuando era atendido en el Hospital de Puerto Argentino, en brazos de su amigo Tito Monereau, a quien le encomendó su familia.

Poco antes, los hombres que él comandaba habían logrado la capitulación del Gobernador y de la guarnición de infantes de marina Británicos que defendían las islas ante el comandante en jefe argentino, Almirante Carlos Büsser en lo que se denominó la "Operación Rosario". Los británicos creyeron que los atacaba una fuerza de 200 infantes, cuando en realidad la patrulla de Giachino estaba compuesta apenas por 16 comandos.

Recibió, en forma póstuma, la Cruz al Heroico Valor en Combate, la máxima condecoración militar de la República Argentina.

Fue sepultado con honores militares en el panteón de Puerto Belgrano, pero a mediados de los años '80, por pedido expreso de su hija de 10 años al presidente Raúl Alfonsín, sus restos fueron trasladados al cementerio de la Loma, en Mar del Plata, ciudad de donde era oriunda su esposa y donde residía su familia. La Base Naval Mar del Plata fue también asiento de la Agrupación de Comandos Anfibios, a la cual condujo en combate al momento de su muerte.

En su honor se han elevado monumentos a lo largo de toda la republica y renombrados cantautores folclóricos han escrito diversas canciones, siendo Décimas para un valiente de Argentino Luna, la más conocida de ellas. Hasta el día de hoy la figura de Giachino es una de las más importantes influencias en la Armada Argentina, inspirando tanto a integrantes de la misma como así también a personas que anhelan incorporarse a la misma


Sorpresivamente y sin aviso previo, de un día para el otro “desapareció” de una de las paredes del recinto principal del Concejo Deliberante de Mar del Plata la imagen del capitán Pedro Giachino, el primer caído en Malvinas.

El arquitecto Marcelo Artime, presidente del cuerpo legislativo, explicó que la decisión fue tomada por un pedido de las organizaciones de derechos humanos hasta tanto se determine si el capitán estuvo implicado en alguna causa de lesa humanidad, según reprodujo el portal Mirador Virtual.

El Capitán Pedro Giachino, cumpliendo con una orden impuesta por sus mandos, debía conseguir la rendición del gobernador inglés, sin causar baja alguna del bando británico. Junto a su patrulla, fue la avanzada sobre la casa de gobierno. Granada en mano avanzó con el fin de disuadir al enemigo, que deponga cualquier intento de defensa, recibiendo como respuesta disparos sobre su humanidad. Herido, siguió con su granada amenazando a la defensa inglesa en pos de su rendición. Tranquilamente se podría haber aniquilado ese foco de resistencia, también podría haber desistido en su actitud en cumplir su deber y no hubiera muerto desangrado.
Su sacrificio no solo consiguió la rendición del gobernador inglés, sinó que salvó decenas de vidas.
Hoy pretenden ensuciar a uno de los militares que no manchó su uniforme con muertes de inocentes y que cumplió con el mandato Sanmartiniano de defender hasta la muerte a nuestra querida patria.
No se cuantos de nosotros dejaríamos a nuestra esposa e hijos para ofrendar nuestra vida por sus compatriotas.

Quieren pisotear los pocos valores que quedan, quieren ensuciar todo.
Ya basta de biblia y calefón.
Digamos NO de una buena vez.

Viva la patria carajo!!




Via INTERDEFENSA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario