Páginas vistas en total

domingo, 3 de junio de 2012

DIAMANTES EN BRUTO.




Por el General de Brigada F.A.H Luis Javier Prince Suazo.


No, no les hablo de esas piedras fosilizadas que son causa de muerte, vejámenes y luchas fratricidas en Angola, Sierra Leona y otros países del continente Africano; les hablo de nuestra Honduras de sus riquezas inimaginables, - Para muestra un botón- En el Guayape y allá por San Juancito se extrae oro y plata, cuyo brillo al Sol, nos deslumbra; esas pepitas de dorado metal, dilatan nuestro iris cual si fueran perlas blancas y tersas; gracias a Dios que no son gemas o diamantes que siegan la razón, fomentan la avaricia. Al fin humanos con sus fortalezas y debilidades, usando su ingenio, su codicia y su fuerza para subyugar a los mas débiles y someterlos por la fuerza a las mas crueles aberraciones por un pedazo de metal precioso.

Gracias a Dios repito, que esos vidrios no abundan acá en nuestra querida honduras, porque si ahora nos despedazamos por bagatelas personales, pisoteando los derechos de los demás, acomodando las leyes a nuestro gusto, incitando al desorden, al odio, a la confrontación; sin que nadie tome la batuta, para dirigir el concierto de clamores populares hoy desnaturalizado por facciones radicales que en una forma realmente subjetiva, sin atender razones, buscan escalar el poder a costa de teñir de sangre nuestro suelo.


Ese insidioso subjetivismo, caracterizado por parchar los problemas sociales y gremiales, sin un rumbo objetivo de planificación social, solo alimenta el caldo del caos que generan los gambusinos del desorden; que tras el frustrado golpe disfrazado de clamor popular con el que quisieron sorprender al soberano pueblo el 28 de junio de 2009 y que fue abortado por ese mismo pueblo, destituyendo al entonces representante del poder ejecutivo, apegado a los preceptos constitucionales, ignorados y pisoteados en aquel entonces por el presidente de turno y sus patricios, que quisieron jorobar el sistema institucional del país y queriendo revertir el orden de la verdad para quedar como mansas ovejas.

¡Ah mi hermosa tierra!, con múltiples recursos, corazón de esta América Central, paso terrestre obligado hacia el norte o asía el sur; flanqueada por dos océanos con recursos marinos abundantes, con islas en el océano Atlántico y en el océano Pacífico ideales para el florecimiento del turismo; un inmenso lago y lagunas que bañan múltiples valles, flanqueados por montañas que en su exuberante foresta esconden una diversidad de fauna, flora, minerales, ciudades precolombinas escondidas y con clima templado.

¿Dígame usted? ¿Qué más podemos desear? El señor nos dio un paraíso, ubicado en una posición privilegiada; que otros pueblos allende las fronteras quisieran poseer; para explotar sus bondades; pero que nosotros llevamos sin rumbo, buscando beneficios y bienestares mezquinos, azuzados por espejismos externos e internos que fomentan y alimentan el odio, el rencor, la delincuencia, la criminalidad; heraldos de la muerte violenta y sin sentido que favorece a los oportunistas. Individuos que en su febril pesadilla no contribuyen ni fomentan un desarrollo integral que preserve con explotación razonable nuestra biodiversidad en recursos naturales.

Me decía un amigo israelita, que nosotros somos un montón de pobres viviendo en un país rico mal administrado - Expresaba- “Si mi pueblo tuviera esta abundancia seria una potencia mundial inobjetable”.

¿Dígame usted? ¿Qué nos pasa? ¿Dónde están esos diamantes en bruto que cambiaran el rumbo de nuestra historia? ¿Dónde están? ¿Donde les encontramos? ¿Tenemos que importarlos?.


Asómbrese, ¡ESOS DIAMANTES EN BRUTO ESTAN AQUÍ! en cada uno de nosotros, ¡SOLO TENEMOS QUE APRENDER A FORJARNOS!, a establecer prioridades adecuadas y justas, razonables y ejecutables en el tiempo; deslicemos el buril de nuestro ingenio sobre esa gema tosca y que parece burda para darle forma, brillo y conciencia ciudadana responsable.


Somos pues los arquitectos de nuestro propio destino; de nosotros depende salir del subdesarrollo con paso firme, con valor para decir y hacer lo correcto, lo justo, con la frente en alto mirando hacia el horizonte o a los lados; defendiendo nuestros ideales y lo mas preciado que es nuestra identidad nacional, nuestro patrimonio cultural, pilares de nuestra historia. También miremos atrás para aprender de nuestros errores.


No pidamos para comer, trabajemos para comer; digamos a coro NO A LA VIOLENCIA no exijamos privilegios, ni queramos darlos a costa del sudor honrado del trabajo de los demás (Bonos estudiantiles, propuestas de protección a periodistas, exenciones de impuestos a maestros, libre importación sin pago de aranceles, expropiación de tierras en producción, etcétera.) ya que eso fomenta la corrupción, el despilfarro y la haraganería de los grupos y gremios; que se recuestan a la sombra del Estado para vegetar y que desincentivan la inversión.



Seamos auto suficientes, trabajadores y no dependientes, pues el futuro de Honduras esta aquí y en nosotros, apegados a Dios y al esfuerzo mutuo y armónico



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario